Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, o dolor en la parte baja de la espalda, es una molestia común en los adultos y suele ser causada por el uso excesivo, distensiones musculares o lesiones. Afortunadamente, existen tratamientos que te ayudarán a mantener una vida activa y entender que este tipo de dolor no es sorprendente ni peligroso. En la mayoría de los casos, el dolor de espalda puede mejorar si se mantiene una actividad moderada, se evitan posturas y actividades que lo empeoren, se utiliza hielo y se toman analgésicos sin receta cuando sea necesario.

Beneficios del ejercicio

Una vez que el dolor agudo haya disminuido, es posible que estés listo para realizar ejercicios suaves de fortalecimiento para el estómago, la espalda y las piernas, así como algunos ejercicios de estiramiento. El ejercicio no solo te ayudará a reducir el dolor de espalda, sino que también acelerará tu recuperación, evitará futuras lesiones y reducirá el riesgo de discapacidad debido al dolor crónico.

Ejercicios para reducir la lumbalgia

Los ejercicios para reducir el dolor de espalda no son complicados y pueden realizarse en casa sin necesidad de equipos especiales. Es importante no dejar que el miedo al dolor te impida realizar actividad física suave. Debes intentar mantenerte activo poco después de sentir el dolor y aumentar gradualmente el nivel de actividad. Hacer muy poca actividad puede provocar pérdida de flexibilidad, fuerza y resistencia, y empeorar el dolor.

Ejercicios según tu posición

Si te sientes mejor estando sentado, puedes realizar ejercicios que te hagan inclinarte hacia adelante, como abdominales parciales y ejercicios de rodilla al pecho. Si prefieres estar de pie, puedes probar con flexiones hacia atrás, el puente o estiramientos de los músculos flexores de la cadera. Recuerda hablar con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios y asegúrate de hacer solo aquellos que no empeoren tus síntomas.

Programas de ejercicios supervisados

Para aquellos que sufren de lumbalgia crónica, los programas de ejercicios supervisados por un fisioterapeuta son los más eficaces. Estos programas están diseñados específicamente para cada individuo y requieren seguimiento y progreso constante. Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para hacer en casa y verificar tu progreso en consultas regulares.

Mantente activo y recupera tu bienestar

No permitas que el dolor de espalda limite tu calidad de vida. Intenta hacer ejercicio todos los días, incluyendo actividades aeróbicas como caminar. Además, elige ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que disfrutes o varíalos para mantener la motivación. Si no estás seguro de cómo hacer los ejercicios o si experimentas dolor al realizarlos, consulta a tu médico o fisioterapeuta.

¡Recuerda que el ejercicio es clave para reducir el dolor de espalda, acelerar tu recuperación y mejorar tu calidad de vida! No esperes más y comienza hoy mismo a cuidar de tu espalda.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *