Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor lumbar agudo es un proceso muy frecuente que afecta al 80% de la población en algún momento de su vida. Afortunadamente, existen medidas sencillas que podemos tomar para afrontar adecuadamente este problema de salud y lograr una pronta recuperación.

Dolores mecánicos vs. otros tipos de dolores

Es importante distinguir entre los dolores mecánicos, que disminuyen con el reposo y aumentan con los movimientos, y otros tipos de dolores, como los inflamatorios característicos de enfermedades reumáticas. Si tienes dudas sobre el origen de tu dolor, es recomendable consultar a un médico de atención primaria.

Recomendaciones prácticas para aliviar el dolor lumbar agudo

A continuación, te presentamos 10 recomendaciones prácticas basadas en las guías de práctica clínica de mayor calidad científica:

  1. Mantén la calma y la tranquilidad: En la mayoría de los casos, el dolor lumbar agudo remite en pocos días o semanas. Una actitud positiva ante el problema favorecerá la recuperación.

  2. Evita el reposo absoluto: A menos que el dolor sea muy intenso, es beneficioso intentar continuar con la actividad ordinaria dentro de los límites permitidos por el dolor. El reposo prolongado debilita los músculos y ligamentos de la espalda.

  3. Adopta una postura de reposo adecuada: Cuando el dolor sea muy intenso, puedes adoptar una postura en la que las estructuras anatómicas de la espalda soporten la menor presión posible.

  4. Aplica calor local: El calor local, a través de almohadillas calientes o baños calientes, ayuda a aliviar el dolor en la zona lumbar. Evita aplicar calor antes de dormir.

  5. Toma analgésicos del tipo paracetamol: Disminuir la sensación dolorosa ayuda a prevenir que el dolor se vuelva persistente y crónico. Sigue las indicaciones de tu médico de atención primaria.

  6. Reincorporate precozmente a las actividades habituales: En cuanto el dolor lo permita, camina dentro de tu domicilio y ve aumentando gradualmente la duración y amplitud de la actividad. Evita actividades que aumenten la presión en la zona lumbar.

  7. Acude al médico cuando sea necesario: Si tienes dudas sobre tu dolor lumbar agudo o experimentas intensidad extrema, pérdida de fuerza en la pierna o alteración de la sensibilidad, es recomendable acudir al médico.

  8. Considera un programa de Escuela de Espalda: Si el dolor se prolonga más de cuatro semanas o limita tus actividades cotidianas, acude a un programa de la Escuela de Espalda para recibir orientación y ejercicios específicos.

  9. Combina tratamientos de fisioterapia pasivos y activos: Los tratamientos pasivos, como electroterapia o terapias manuales, deben complementarse con medidas activas para evitar la cronicidad.

  10. Modifica tu estilo de vida: Aprovecha el episodio agudo de dolor lumbar para reflexionar sobre tu estilo de vida. Revisa tus rutinas, evita el sedentarismo, mantén una alimentación adecuada y reduce el estrés.

Conclusión

El dolor lumbar agudo no tiene por qué limitar tu vida. Siguiendo estas recomendaciones prácticas, podrás controlar el dolor y favorecer una pronta recuperación. Recuerda que los remedios más sencillos suelen ser los más efectivos. ¡No dejes que el dolor lumbar agudo te detenga!

Artículos recomendados

Deja un comentario