Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor es una respuesta normal y fisiológica del organismo frente a una agresión. Podemos clasificarlo en dos categorías principales: dolor agudo y dolor crónico. El dolor agudo es aquel que persiste mientras dura el proceso de curación o cicatrización de los tejidos, mientras que el dolor crónico es aquel que persiste más de 3 a 6 meses desde el momento de la agresión tisular.

El dolor agudo actúa como una señal de alarma para el organismo, advirtiendo de algún peligro y permitiendo poner en marcha mecanismos de evitación o protección. Por otro lado, el dolor crónico se considera una enfermedad en sí mismo y puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas.

Tipos de dolor atendiendo a la fisiopatología

El dolor nociceptivo es aquel que resulta de la actividad en vías neuronales, secundaria a estímulos que podrían dañar el tejido. Dentro de este tipo de dolor, podemos encontrar el dolor somático, que proviene de los tejidos musculoesqueléticos, y el dolor visceral, que proviene de los órganos internos.

El dolor neuropático, por otro lado, es aquel que aparece como consecuencia directa de una lesión o enfermedad que afecta al sistema somatosensorial. Este tipo de dolor puede ser central o periférico, dependiendo de la localización de la lesión en el sistema nervioso.

Además, existe el dolor nociplástico, que surge del procesamiento anormal de las señales de dolor sin evidencia clara de daño tisular. Este tipo de dolor se asocia a condiciones como la fibromialgia o el síndrome del intestino irritable.

Tipos de dolor atendiendo a la etiología

El dolor oncológico es aquel que se produce como resultado de un proceso oncológico o de sus tratamientos. Puede ser agudo o crónico y puede estar asociado a diversos factores, como la propia enfermedad, el componente emocional o el componente social.

Por otro lado, el dolor no oncológico es aquel que no está relacionado con un proceso oncológico. Este tipo de dolor puede tener diversas causas y requiere un enfoque de tratamiento específico.

Tipos de dolor atendiendo al sistema afectado

El dolor puede afectar a diferentes sistemas del cuerpo. El dolor que afecta al sistema nervioso puede ser neuropático, mientras que el dolor que afecta al sistema musculoesquelético puede ser articular, miofascial o tendinoso.

Tipos de dolor atendiendo a la intensidad

La intensidad del dolor puede variar y se puede medir utilizando la Escala Visual Analógica (EVA). Podemos clasificar el dolor en leve, moderado o intenso, en función de la puntuación obtenida en esta escala.

En conclusión, el dolor es una experiencia común en la vida de las personas y puede tener un impacto significativo en su bienestar. Conocer los diferentes tipos de dolor y cómo afectan a nuestro cuerpo puede ayudarnos a buscar el tratamiento adecuado y mejorar nuestra calidad de vida. ¡No ignores tu dolor y busca ayuda para encontrar alivio!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *