Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de cuello o espalda es una molestia común que puede afectar nuestra calidad de vida. Pero, ¿sabías que este dolor puede estar acompañado de síntomas neurológicos? Según la causa, el dolor puede alterar la fuerza, la sensibilidad y los reflejos de la zona afectada y de los niveles inferiores. Incluso puede haber un déficit neurológico segmentario, como pérdida de sensibilidad perineal, disfunción eréctil y pérdida del tono rectal.

Causas mecánicas y multifactoriales del dolor de cuello y espalda

La mayoría de las afecciones espinales son causadas por problemas mecánicos en la columna vertebral. Estos problemas pueden incluir hernias de disco, osteofitos, espondilolisis y anomalías facetadas. Sin embargo, es importante destacar que muchas de estas anomalías también pueden estar presentes en personas que no experimentan dolor. Por lo tanto, es cuestionable considerarlas como la única causa del dolor.

Además, la etiología del dolor de espalda, especialmente si es de origen mecánico, suele ser multifactorial. Factores como la fatiga, el desacondicionamiento físico, el dolor muscular, la mala postura, la debilidad de los músculos estabilizadores y la disminución de la flexibilidad pueden contribuir al dolor. Incluso el estrés psicosocial o un trastorno psiquiátrico pueden desempeñar un papel en la aparición del dolor.

Causas graves que deben ser tratadas a tiempo

Es importante tener en cuenta que el dolor de cuello o espalda también puede ser un síntoma de afecciones graves que requieren atención médica inmediata. Estas afecciones pueden incluir disección de arteria carótida o vertebral, enfermedades digestivas como colecistitis o diverticulitis, afecciones pelvianas como el embarazo ectópico o el cáncer de ovario, e incluso metástasis de cáncer extraespinal.

Diagnóstico y tratamiento del dolor de cuello y espalda

El diagnóstico del dolor de cuello o espalda puede ser complicado debido a su naturaleza multifactorial. Sin embargo, es importante que el médico determine si la causa del dolor es espinal o extraespinal, y si existen afecciones graves que deben ser descartadas. Para ello, se pueden realizar pruebas como radiografías, análisis de sangre, estudios de imagen como la resonancia magnética o la tomografía computarizada, y en algunos casos, biopsias.

El tratamiento del dolor de cuello o espalda dependerá de la causa subyacente. En casos de dolor musculoesquelético agudo, se pueden utilizar analgésicos, estabilización lumbar y ejercicios, calor y frío, y modificación de la actividad y el descanso. En casos más graves, como en presencia de síntomas neurológicos o sospecha de cáncer, puede ser necesario un tratamiento más agresivo, como la terapia de inyección epidural o la cirugía.

¡No ignores el dolor de cuello o espalda!

En conclusión, el dolor de cuello o espalda puede ser un síntoma de afecciones tanto mecánicas como graves. Es importante no ignorar este dolor y buscar atención médica si persiste o empeora. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden prevenir complicaciones y mejorar tu calidad de vida. ¡No dejes que el dolor te detenga, busca ayuda y descubre la causa de tu malestar!

Artículos recomendados

Deja un comentario