Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor cervical es uno de los problemas más comunes que afecta a muchas personas en su día a día. Si eres una de ellas, no te preocupes, en este artículo te daremos las claves para aliviarlo y mejorar tu calidad de vida.

¿Qué es el dolor cervical y cuáles son sus causas?

El dolor cervical es consecuencia de problemas en el sistema musculoesquelético y de la columna vertebral. Se manifiesta por la sobrecarga, los esfuerzos, la fatiga o las contracturas de los músculos que componen las cervicales. Además, puede estar acompañado de mareos y otros síntomas.

Las causas del dolor cervical pueden ser variadas, desde una mala postura mantenida en el trabajo, dormir en una mala postura, levantar algo pesado demasiado rápido o moverse inesperadamente, hasta lesiones en los músculos y ligamentos, artritis, hernias cervicales, entre otras.

¿Cuáles son los síntomas asociados al dolor cervical?

El dolor cervical puede manifestarse de diferentes formas y afectar a otras partes del cuerpo. Puede extenderse a los brazos, a la cabeza o a la espalda, e incluso producir hormigueo y adormecimiento en los dedos de la mano, dolor en la nuca, cefaleas, rigidez y náuseas. Además, puede provocar mareos, desequilibrio e inestabilidad.

¿Cómo aliviar el dolor cervical?

El primer paso para aliviar el dolor cervical es realizar un diagnóstico adecuado. Para ello, es necesario acudir a un especialista que pueda evaluar tu caso y determinar la causa del dolor. En algunos casos, se pueden solicitar radiografías o pruebas más avanzadas como TAC, RMN o electromiografía.

Una vez realizado el diagnóstico, existen diferentes tratamientos que pueden ayudarte a aliviar el dolor cervical. El tratamiento fisioterapéutico, mediante masajes y aplicación de calor, puede ser muy efectivo para relajar los músculos de la zona y mejorar la movilidad del cuello. Además, se pueden seguir pautas en casa, como duchas con agua caliente a presión sobre los hombros y el cuello, movimientos de flexo-extensión y lateralización del cuello, y aplicación de calor local seco y de cremas analgésicas y antiinflamatorias recomendadas por un médico.

¿Cómo prevenir el dolor cervical?

Para prevenir el dolor cervical, es importante mantener una buena higiene postural en todo momento. Esto implica mantener la cabeza y los hombros perfectamente alineados, evitando posturas forzadas o prolongadas que puedan dañar la columna cervical. Además, es recomendable realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de los músculos del cuello y la espalda, así como mantener un peso saludable y evitar el estrés.

En resumen, el dolor cervical es un problema común que puede afectar nuestra calidad de vida. Sin embargo, con el diagnóstico adecuado y los tratamientos adecuados, es posible aliviar el dolor y mejorar nuestra salud cervical. No dejes que el dolor te limite, ¡toma acción y vive sin molestias!

Artículos recomendados

Deja un comentario