Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La artrosis de tobillo es una condición que afecta las superficies articulares del tobillo, causando un desgaste progresivo. Aunque no es tan común como la artrosis de cadera o rodilla, esta enfermedad puede tener un impacto significativo en la vida y la movilidad de quienes la padecen.

El tobillo desempeña un papel crucial como amortiguador de la extremidad inferior, distribuyendo las fuerzas en cada pierna. Sin embargo, con el paso del tiempo, el hueso astrágalo, que se encuentra detrás del tobillo, se desgasta y provoca los síntomas característicos de la artrosis.

Los síntomas más comunes de la artrosis de tobillo incluyen dolor articular, incapacidad funcional, inflamación de la articulación, pérdida de fuerza y rigidez articular. Estos síntomas pueden afectar la capacidad de caminar y llevar a una limitación en la movilidad.

Las causas de la artrosis de tobillo pueden variar. En muchos casos, se debe a secuelas de traumatismos o fracturas en el tobillo. También puede estar relacionada con una osteocondritis de tobillo. En algunos casos, la causa de la artrosis de tobillo es desconocida.

Prevención y diagnóstico de la artrosis de tobillo

Si bien no se puede prevenir por completo la artrosis de tobillo, algunas medidas higiénicas y conservadoras pueden ayudar a retrasar su progresión. Se recomienda evitar deportes de contacto, carrera, salto y giro, y optar por ejercicios en piscina, musculación y bicicleta para mantener la movilidad y la fuerza.

El diagnóstico de la artrosis de tobillo se basa en la historia clínica del paciente, los antecedentes traumáticos y la exploración física de la articulación. Las radiografías son una herramienta importante para diagnosticar y evaluar el estado evolutivo de la artrosis.

Tratamiento de la artrosis de tobillo

El objetivo del tratamiento de la artrosis de tobillo es aliviar el dolor y mantener la capacidad funcional. En los casos iniciales, se pueden utilizar plantillas y realizar infiltraciones de ácido hialurónico o corticoides. En casos más avanzados, se puede optar por la cirugía.

La artroscopia de tobillo permite realizar una limpieza de la articulación con mínimas incisiones y una rápida recuperación. En casos severos, se puede realizar una artrodesis o fijación del tobillo, en la cual las otras articulaciones compensan el movimiento perdido. En casos seleccionados, se puede considerar la prótesis total de tobillo.

Tratamiento en la Clínica Universidad de Navarra

En la Clínica Universidad de Navarra, contamos con un Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología que ofrece un enfoque integral para el tratamiento de la artrosis de tobillo. Nuestros profesionales altamente cualificados utilizan técnicas pioneras, como la cirugía artroscópica, para solucionar las lesiones traumatológicas.

Si estás experimentando síntomas de artrosis de tobillo, es importante buscar una segunda opinión médica adecuada. Nuestros especialistas en la Clínica Universidad de Navarra pueden proporcionarte una valoración médica a distancia, sin que tengas que moverte de casa.

No dejes que la artrosis de tobillo limite tu vida y movimiento. ¡Consulta con nuestros expertos en la Clínica Universidad de Navarra y encuentra la mejor solución para ti!

Enlaces internos:

Artículos recomendados

Deja un comentario