Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Es común experimentar sensibilidad dental después de someterse a un empaste dental. Esto se debe a que el proceso de empaste puede afectar la pulpa dental y causar irritación en los nervios sensibles de la muela. Afortunadamente, esta sensibilidad suele desaparecer por sí sola en unos días. Sin embargo, si persiste durante mucho tiempo, es importante consultar a un dentista.

Inflamación y dolor

La colocación de un empaste dental implica la eliminación de la caries y la preparación de la cavidad para el relleno. Este proceso puede causar inflamación en la muela tratada, lo que a su vez puede provocar dolor. Aunque la inflamación generalmente disminuye en unos días, si persiste o empeora, es esencial buscar atención dental.

Ajuste inadecuado del empaste

En algunos casos, el dolor de muela después de un empaste puede ser causado por un ajuste inadecuado del empaste en la muela. Si el empaste está demasiado alto o no se ajusta correctamente a la mordida del paciente, puede generar una distribución desigual de la fuerza al masticar, lo que resulta en dolor e incomodidad. En tales casos, es necesario visitar al odontólogo para que realice los ajustes necesarios.

Remedios para aliviar el dolor de muela

Analgésicos de venta libre

Para aliviar el dolor de muela, se pueden utilizar analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el paracetamol. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el malestar. Es importante seguir las indicaciones del fabricante y consultar a un profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento.

Enjuagues con agua salada tibia

Hacer enjuagues con agua salada tibia puede proporcionar alivio para el dolor de muelas. La solución salina ayuda a reducir la inflamación y a mantener limpia el área afectada. Para preparar el enjuague, disuelve media cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuaga suavemente durante unos 30 segundos antes de escupir.

Aplicación de compresas frías o calientes

Las compresas frías o calientes pueden ser eficaces para aliviar el dolor y la inflamación en la zona de la muela tratada. Una compresa fría, como una bolsa de hielo envuelta en una toalla, puede ayudar a reducir la hinchazón, mientras que una compresa caliente, como una bolsa de agua caliente, puede relajar los músculos y aliviar el malestar. Es importante tener en cuenta que la aplicación de compresas calientes o frías debe hacerse con precaución y seguir las indicaciones del dentista o profesional de la salud.

Mantén una buena higiene oral

Mantener una adecuada higiene oral es esencial para prevenir complicaciones y promover la curación después de un empaste dental. Cepillarse los dientes dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves y usar hilo dental diariamente ayuda a mantener los dientes y las encías limpios, reduciendo el riesgo de infecciones y aliviando el dolor.

Visita al dentista

Si el dolor de muela persiste durante más de unos días, es importante programar una visita al dentista. El profesional podrá evaluar la causa del dolor y tomar las medidas adecuadas para solucionarlo. En algunos casos, puede ser necesario realizar ajustes en el empaste o realizar un nuevo empaste para resolver el problema.

En definitiva, mantener una buena higiene oral y programar una visita al dentista en caso de dolor persistente son acciones importantes para asegurar una recuperación adecuada. Recuerda siempre consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. ¡No dejes que el dolor de muela arruine tu día, toma medidas y recupera tu sonrisa!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *