Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

¿Sabías que la sensibilidad del pie se reduce a medida que envejecemos? Esto puede dificultar que nuestro cuerpo determine qué tan fuerte estamos pisando o si estamos caminando en una superficie irregular, aumentando así nuestro riesgo de caídas. Según los investigadores, a los 70 años nuestros pies necesitan el doble de estímulo para que el cerebro reciba la señal.

Pero no te preocupes, ¡aquí te traemos algunas soluciones para cuidar tus pies y evitar molestias!

Hasta el 72% de las personas usan zapatos que no les quedan correctamente. Esto puede ser especialmente problemático a medida que envejecemos, ya que los arcos de nuestros pies tienden a aplanarse y alargar los pies. Usar zapatos muy estrechos está relacionado con callos, juanetes y dolor, mientras que los zapatos muy cortos están vinculados con deformidades como el dedo en martillo y el dedo en garra. Así que asegúrate de elegir zapatos que se ajusten correctamente a tus pies.

Si quieres saber más sobre cómo elegir los zapatos adecuados, puedes visitar este enlace.

Ponte de pie y muévete

Pasamos mucho tiempo sentados, lo cual puede desactivar los músculos de los glúteos. Sin embargo, la función adecuada del pie requiere glúteos, caderas y abdominales fuertes. Por eso, es importante realizar ejercicios que fortalezcan estas áreas, como las planchas y los puentes con las caderas. Además, practicar el pararte y sentarte en el piso también puede ser beneficioso para la salud de tus pies.

Si quieres conocer más ejercicios y consejos para mejorar la salud de tus pies, puedes visitar este enlace.

Aliméntate mejor

La inflamación puede causar dolor en los pies, por lo que es importante llevar una dieta que reduzca la inflamación en el cuerpo. Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 presentes en nueces, semillas, legumbres, vegetales, frutas, aceite de oliva y pescado pueden tener un efecto antinflamatorio. Además, seguir una dieta mediterránea puede ayudarte a perder peso, lo cual reduce la presión sobre tus pies y alivia el dolor.

Si quieres conocer más sobre cómo una dieta saludable puede beneficiar tus pies, puedes visitar este enlace.

Anda descalzo

Los nervios de la planta de los pies son extremadamente receptivos, pero usar zapatos todo el tiempo puede privarlos del estímulo sensorial que necesitan para funcionar correctamente. Por eso, es recomendable hacer ejercicio descalzo, como yoga y Pilates, y caminar descalzo en casa. Esto ayudará a estimular tus pies y mejorar su movilidad.

Si quieres saber más sobre los beneficios de andar descalzo, puedes visitar este enlace.

Usa una pelota

Mover tu pie sobre una pelota de golf o de tenis durante 5 minutos al día puede brindar el estímulo que tus pies necesitan. Esto ayuda a mejorar la estabilidad y movilidad al liberar los tendones y las conexiones faciales. Puedes incorporar este ejercicio en tu rutina diaria para mantener tus pies en forma.

Si quieres conocer más ejercicios y técnicas para cuidar tus pies, puedes visitar este enlace.

Recuerda que si tienes dolor de pie, es importante visitar a un podólogo para obtener un diagnóstico adecuado. Puedes encontrar más información sobre cuándo acudir a un especialista en este enlace.

¡Cuida tus pies y disfruta de una vida activa sin molestias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *