Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Si has experimentado punzadas, contracturas musculares o parestesias en la zona lumbar y cervical de tu columna, es posible que el origen de estos dolores esté en tu estómago. Aunque no sean graves a corto plazo, si no se tratan adecuadamente, podrían desencadenar en hernias vertebrales y compresión de la médula.

No subestimes las molestias estomacales menores

Es importante destacar que estas molestias en la espalda son causadas por afecciones estomacales menores, como la gastritis, la llenura y la acidez. No se trata de enfermedades graves como las úlceras estomacales. Sin embargo, estas molestias pueden afectar la zona dorsal izquierda, irradiándose hacia el omoplato, el músculo trapecio e incluso al hombro. También pueden afectar los músculos intervertebrales cervicales y provocar hernias discales.

El desafío de tratar el origen del dolor

El alivio de este dolor combinado puede ser difícil de abordar para los fisioterapeutas, ya que no solo se trata de aliviar los dolores musculares de la espalda, sino de atacar el origen de todo: las afecciones estomacales. La toma de fármacos antiinflamatorios puede mejorar temporalmente los dolores musculares, pero causan un efecto contraproducente a nivel estomacal, provocando más acidez y síntomas de gastritis.

¿Qué afecta el estómago?

Los problemas estomacales tienen su origen en la mala alimentación y en sensibilidades particulares de cada persona. Alimentos cítricos en exceso, comidas grasosas, cafeína, chocolate, bebidas de cola, alimentos picantes y lácteos son algunos de los principales culpables. Además, el estrés en la vida cotidiana también puede alterar la función del estómago.

Cómo evitar el dolor de espalda originado en el estómago

Lo más importante para evitar problemas estomacales es no consumir antiinflamatorios en exceso. Aunque parezcan ayudar a las molestias de la espalda, pueden causar mayor irritación en las paredes del estómago y afectar el hígado.

Modificar la alimentación es clave. Debes evitar alimentos cítricos, comidas grasosas, cafeína y lácteos. Sustitúyelos por verduras, harinas integrales, leche descremada y frutas alcalinas. Es importante conocer tu cuerpo y saber qué te sienta bien y qué no.

Aprender a manejar el estrés también es fundamental. Desconéctate de situaciones estresantes, como el trabajo o problemas familiares, mientras comes para evitar que tus emociones afecten la digestión.

Infusiones y alternativas holísticas

Para regular el funcionamiento del estómago y la digestión, es recomendable consumir infusiones de hierbas curativas como la manzanilla, la tila, el cardo mariano, el diente de león, el anís estrellado y el jengibre. Estas infusiones pueden aliviar los dolores musculares causados por afecciones estomacales.

Conclusión: mejora tu estilo de vida

Es importante detenernos y mejorar nuestro estilo de vida. El estrés y una mala alimentación pueden afectar el funcionamiento de nuestro cuerpo, provocando condiciones estomacales y musculares. Si no se tratan a tiempo, podrían representar un riesgo para nuestra salud en el futuro.

¡No permitas que los problemas estomacales arruinen tu espalda! Toma medidas para cuidar tu estómago, controlar el estrés y buscar alternativas holísticas para aliviar los dolores musculares. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *