Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Si sufres de dolores de espalda constantes y no encuentras alivio, es posible que la causa esté en tu hígado. Muchas veces, las disfunciones o mal funcionamiento de este órgano pueden reflejarse en la espalda, causando dolores y molestias. En este artículo, te explicaremos cómo identificar si tu hígado está afectando tu espalda y qué puedes hacer al respecto.

¿Qué es una disfunción hepática y cómo afecta a la espalda?

Es importante diferenciar entre una enfermedad hepática y una disfunción hepática. Mientras que las enfermedades hepáticas graves no suelen expresar síntomas en la espalda, las pequeñas alteraciones hepáticas pueden manifestarse en forma de dolores y molestias en esta zona. Los dolores suelen presentarse en diferentes músculos, articulaciones y zonas de la espalda, como contracturas musculares, tendinitis y pinzamientos vertebrales.

¿Por qué se altera el hígado?

El hígado puede alterar su funcionamiento debido a diversas razones. Una de ellas es una incorrecta nutrición, es decir, una mala alimentación. Otra causa puede ser el estrés emocional, como enfados, intolerancias y dificultad para adaptarse a situaciones de la vida cotidiana. Estos problemas son muy comunes en nuestra sociedad y pueden tener un impacto negativo en el hígado, afectando así a la espalda.

¿Qué emociones afectan al hígado?

Es importante destacar que cada órgano y víscera de nuestro cuerpo puede ser afectado por diferentes emociones. En el caso del hígado, se ha observado que enfados, intolerancias y dificultades de adaptación pueden alterar su funcionamiento. Estas emociones pueden generar dolores y molestias en la espalda, entre otros síntomas.

¿Qué zona de la espalda se ve afectada por la disfunción del hígado?

La zona más directamente relacionada con la disfunción hepática es la zona interescapular derecha, específicamente el músculo romboide derecho. Este punto suele ser doloroso y puede irradiar el dolor hacia la zona cervical derecha, la nuca derecha e incluso el hombro y brazo derecho. Con el tiempo, si no se trata adecuadamente, estos dolores pueden provocar hernias discales y otros problemas más graves.

¿Cómo tratar el dolor de espalda causado por el hígado?

El tratamiento para el dolor de espalda causado por disfunción hepática debe abordarse desde dos perspectivas. Por un lado, es importante tratar la contractura muscular en la zona dorsal o cervical. Por otro lado, se debe tratar el hígado con plantas medicinales y oligoelementos, evitando también alimentos que sobrecarguen la función hepática, como el chocolate, las naranjas, los lácteos, los fritos, las carnes rojas, los embutidos, el alcohol y los medicamentos hepatotóxicos.

Conclusión

Si sufres de dolores de espalda constantes y no encuentras alivio, es posible que la causa esté en tu hígado. Las disfunciones hepáticas pueden manifestarse en forma de dolores y molestias en diferentes zonas de la espalda. Es importante tratar tanto la contractura muscular como el hígado para encontrar alivio duradero. Recuerda consultar a un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento. ¡No permitas que el hígado te impida disfrutar de una espalda sin dolor!

Artículos recomendados

Deja un comentario