Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Aunque la mayoría de las personas asocian el Parkinson con problemas motores como la rigidez y la lentitud de movimiento, lo cierto es que más de la mitad de los pacientes también experimentan síntomas dolorosos y molestias físicas. ¡Es hora de hablar sobre el dolor en el Parkinson!

Dolor musculoesquelético: una queja común en el Parkinson

El dolor en las articulaciones y los músculos es muy común en las personas con Parkinson. La rigidez, la falta de movimiento espontáneo y las malas posturas contribuyen a este tipo de dolor. Los hombros rígidos, el dolor de cadera, de espalda y de cuello son quejas frecuentes. Además, la inmovilidad prolongada puede causar contracturas en las manos y los pies.

Dolor radicular y neuropático: una sensación punzante e incómoda

El dolor radicular y neuropático se describe como una sensación punzante que se irradia a lo largo de un nervio o una raíz nerviosa. La ciática es un ejemplo clásico de este tipo de dolor, causado por la compresión o inflamación de una raíz lumbar. Este tipo de dolor se trata con programas de movilidad y medicamentos analgésicos.

Dolor asociado con la distonía: espasmos musculares dolorosos

Los espasmos distónicos son uno de los síntomas más dolorosos en el Parkinson. Estos movimientos severos de retorcimiento o torsión causan un dolor intenso. La distonía puede afectar diferentes partes del cuerpo, como las extremidades, el tronco, el cuello, la lengua y las cuerdas vocales. El tratamiento para la distonía dolorosa incluye terapia física, medicamentos y, en casos graves, estimulación cerebral profunda.

Acatisia: la incapacidad de estar quieto

La acatisia es una sensación de inquietud extrema que impide a los pacientes estar quietos. Puede ser muy discapacitante y afectar la calidad de vida. Afortunadamente, en la mitad de los casos, los síntomas de la acatisia fluctúan con los medicamentos y pueden aliviarse con tratamiento dopaminérgico adicional.

Síndrome de dolor central: una aflicción rara pero alarmante

El síndrome de dolor central es uno de los más raros en el Parkinson. Se caracteriza por una sensación inexplicable de punzadas, ardor y quemazón en diferentes partes del cuerpo, como el abdomen, el pecho o los genitales. El tratamiento para este tipo de dolor es desafiante y suele comenzar con medicamentos dopaminérgicos, aunque a veces se requieren analgésicos más potentes.

No ignores el dolor en el Parkinson, busca ayuda

Es importante que las personas con Parkinson que experimentan dolor hablen con sus médicos. Un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la calidad de vida de los pacientes. ¡No dejes que el dolor te impida disfrutar de la vida!

Llama a nuestra línea de ayuda, 1-800-4PD-INFO (473-4636), para obtener más información y apoyo. ¡Juntos podemos enfrentar el dolor en el Parkinson!

Artículos recomendados

Deja un comentario