Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Durante mucho tiempo se ha separado la mente, el cuerpo y las emociones. Por suerte, cada vez más personas están reconociendo la importancia de entender la relación que existe entre todas estas partes de nosotras. Nuestras emociones se expresan a través del cuerpo, liberando sustancias que generan sensaciones físicas en nosotras.

Qué es el dolor emocional

El dolor emocional puede manifestarse de diferentes maneras en nuestro cuerpo. Algunas personas tratan de evitar sentir emociones por miedo o experiencias pasadas difíciles de procesar. Sin embargo, si bloqueamos nuestras emociones, el dolor emocional se traduce en otros lenguajes corporales, generando tensión y malestar que pueden manifestarse como dolores físicos crónicos.

Escáner del dolor emocional en el cuerpo

Cada persona es única y ha vivido experiencias distintas, por lo que el dolor emocional puede manifestarse de diferentes maneras en cada individuo. Aquí te presentamos un breve escáner corporal de posibles dolores físicos con origen emocional:

  • Dolor de cabeza: puede derivar de tensión en las cervicales y mandíbula, causado por estrés y una sensación de aceleración constante.
  • Dolor de mandíbula: puede ser causado por miedo o ira reprimida, manifestándose en una tensión excesiva en la mandíbula.
  • Dolor en el cuello: puede estar relacionado con emociones no expresadas o bloqueadas, manifestándose como un nudo en la garganta o frecuentes infecciones de amígdalas.
  • Dolor de espalda: puede ser causado por llevar una carga emocional excesiva o un estilo de vida sedentario.
  • Dolor de brazos: puede ser resultado de una tensión excesiva, causada por un ritmo acelerado o una constante sensación de alerta.
  • Presión en el pecho o sensación de vacío: puede estar relacionado con tristeza acumulada, ansiedad o duelos no resueltos.
  • Nudo en el estómago: puede ser causado por estrés, ansiedad, rabia reprimida o miedos, manifestándose como problemas digestivos.
  • Dolor en suelo pélvico y caderas: puede estar relacionado con la ira reprimida, manifestándose como tensión en la mandíbula.
  • Dolor de piernas: puede ser resultado de una sensación de vivir con una carga emocional pesada, miedo a avanzar o complacer a los demás.

Cómo aprender a escuchar mi cuerpo

Nuestro cuerpo sabe antes que nuestra mente lo que nos está sucediendo y lo que necesitamos. Es importante darle importancia y tratarlo como igual para poder escuchar sus mensajes. Trabaja en superar el miedo a conectar con tu cuerpo, rompiendo la barrera entre mente y cuerpo. Explora tus emociones a través de terapia y sanando heridas emocionales, creencias limitantes y otras cuestiones que te influencian. Acepta la incomodidad de tu cuerpo y dale el espacio que necesita para expresarse.

¡No ignores los dolores físicos con origen emocional! Escucha a tu cuerpo y descubre qué mensajes te está enviando. Recuerda que tu cuerpo grita lo que tu mente calla. ¡Empieza a escucharlo hoy mismo!

Gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. ¡Un abrazo!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *