Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La quiropráctica es una disciplina que se encarga de la detección, corrección y prevención de las alteraciones del sistema neuro-músculo-esquelético, especialmente los desequilibrios de la columna vertebral que afectan al funcionamiento del sistema nervioso, del cuerpo y de la salud en general. Esta técnica se basa en la creencia de que el cuerpo tiene la capacidad innata de curarse a sí mismo, siempre y cuando se eliminen las interferencias que impiden su correcto funcionamiento.

Beneficios de la quiropráctica

La quiropráctica puede proporcionar una serie de beneficios para la salud, entre los cuales se incluyen:

1. Alivio del dolor

Uno de los principales beneficios de la quiropráctica es el alivio del dolor. A través de ajustes quiroprácticos se pueden corregir desalineaciones en la columna vertebral y en otras articulaciones, lo que puede reducir o eliminar el dolor en diferentes áreas del cuerpo, como la espalda, el cuello, las piernas, los brazos, etc.

2. Mejora de la postura y la movilidad

La quiropráctica también puede ayudar a mejorar la postura y la movilidad del cuerpo. Mediante ajustes quiroprácticos se puede corregir la alineación de la columna vertebral, lo cual favorece una postura más adecuada y facilita el movimiento correcto de las articulaciones. Esto puede ser especialmente beneficioso para aquellos que pasan largas horas sentados o realizando movimientos repetitivos.

3. Fortalecimiento del sistema inmunológico

Se ha observado que la quiropráctica puede fortalecer el sistema inmunológico. La eliminación de interferencias en el sistema nervioso, a través de los ajustes quiroprácticos, puede permitir que el sistema inmunológico funcione de manera óptima, lo que puede ayudar a prevenir enfermedades y promover la salud en general.

4. Mejora del estado de ánimo y reducción del estrés

La quiropráctica también puede tener un impacto positivo en el estado de ánimo y en la reducción del estrés. Al corregir desequilibrios en el sistema neuro-músculo-esquelético, se puede restablecer el flujo adecuado de energía y mejorar la comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. Esto puede contribuir a un mayor bienestar emocional y a una reducción de la ansiedad y el estrés.

En resumen, la quiropráctica es una disciplina que se ocupa de corregir desequilibrios en el sistema neuro-músculo-esquelético para promover la salud y el bienestar. A través de ajustes quiroprácticos, se pueden obtener beneficios como el alivio del dolor, la mejora de la postura y la movilidad, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la mejora del estado de ánimo. Si estás buscando una alternativa natural y no invasiva para mejorar tu salud, considera la quiropráctica como una opción a considerar.

Fuentes:

Beneficios de la quiropráctica: Tratamiento natural para mejorar la salud

La atención quiropráctica es una forma de tratar problemas de salud que afectan los nervios, los músculos, los huesos y las articulaciones del cuerpo. A través de ajustes manuales y otras técnicas, los quiroprácticos buscan corregir el funcionamiento del sistema musculoesquelético, restaurando la movilidad y aliviando el dolor. A continuación, responderemos algunas preguntas comunes sobre la quiropráctica y sus beneficios.

¿Qué beneficios tiene la quiropráctica?

La quiropráctica ofrece una serie de beneficios para el bienestar general de una persona. Algunos de estos beneficios incluyen:

  • Reducción del dolor: Los ajustes quiroprácticos pueden aliviar el dolor en diversas regiones del cuerpo, como el cuello, la espalda y las articulaciones. Esta terapia manual puede ser efectiva para tratar el dolor crónico, así como para reducir el malestar causado por lesiones agudas.

  • Mejora de la movilidad: La manipulación de la columna y las articulaciones puede aumentar la flexibilidad y la amplitud de movimiento, lo que permite una mayor movilidad y una mejora en la función del sistema musculoesquelético.

  • Promoción de la salud en general: La quiropráctica no solo se ocupa de tratar el dolor y los problemas musculoesqueléticos, sino que también busca promover la salud general y el bienestar. Los quiroprácticos pueden ofrecer consejos sobre nutrición, ejercicio y hábitos saludables para ayudar a los pacientes a lograr una vida más equilibrada.

Para obtener más información sobre los beneficios de la quiropráctica, puedes visitar el artículo Cuidados quiroprácticos para el dolor de espalda – MedlinePlus.

¿Qué enfermedades trata un quiropráctico?

Los quiroprácticos tratan a personas con problemas musculares y óseos, como dolor de cuello, dolor lumbar, osteoartritis y afecciones de los discos de la columna. Hoy en día, la mayoría de los médicos practicantes mezclan los ajustes de la columna con otras terapias. La quiropráctica puede ser una opción de tratamiento eficaz para diversas condiciones y enfermedades relacionadas con el sistema musculoesquelético.

Puedes obtener más información sobre las enfermedades que trata un quiropráctico en el artículo Profesión de quiropráctico – MedlinePlus enciclopedia médica.

¿Cuál es la diferencia entre un fisioterapeuta y un quiropráctico?

Si bien ambos profesionales se ocupan del tratamiento y la rehabilitación de lesiones y dolencias, hay algunas diferencias clave entre un fisioterapeuta y un quiropráctico. La principal diferencia radica en el enfoque y las técnicas utilizadas en cada disciplina.

La quiropráctica se centra principalmente en el sistema musculoesquelético y neurológico, utilizando la manipulación de la columna vertebral y otras técnicas manuales para corregir la alineación de las articulaciones y aliviar el dolor. Por otro lado, la fisioterapia se enfoca en la rehabilitación y prevención de lesiones a través de una variedad de técnicas, como ejercicios terapéuticos, masajes y electroterapia.

Si quieres conocer más detalles sobre la diferencia entre un quiropráctico y un fisioterapeuta, te invitamos a leer el artículo ¿Qué diferencia hay entre un quiropráctico y un fisioterapeuta? – Blog UVM.

¿Quién no puede recibir atención quiropráctica?

Si bien la quiropráctica puede ser beneficiosa para muchas personas, existen algunas situaciones en las que se recomienda no solicitar un ajuste quiropráctico. Algunas de las condiciones o circunstancias en las que debes evitar la quiropráctica incluyen:

  • Osteoporosis grave: Debido a la fragilidad ósea asociada con esta condición, los ajustes quiroprácticos pueden aumentar el riesgo de fracturas.

  • Entumecimiento, hormigueo o pérdida de fuerza en un brazo o una pierna: Estos síntomas pueden indicar una afección más grave, como una hernia discal o una compresión nerviosa, que requieren una evaluación médica adicional antes de recibir tratamiento quiropráctico.

  • Cáncer de la columna vertebral: En casos de tumores en la columna vertebral, los ajustes quiroprácticos pueden resultar peligrosos y no se recomiendan.

Para obtener más información sobre quiénes no deben recibir ajustes quiroprácticos, te sugerimos visitar el artículo Ajuste quiropráctico – Mayo Clinic.

Es importante tener en cuenta que cada caso es único y que debes consultar a un profesional de la salud antes de someterte a cualquier tratamiento quiropráctico.

Artículos recomendados

Deja un comentario