Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Las espondiloartritis son un grupo heterogéneo de enfermedades inflamatorias articulares crónicas que incluyen la Espondilitis Anquilosante, la artritis psoriásica, la artritis reactiva, artritis enteropáticas o relacionadas con enfermedades inflamatorias intestinales, formas indiferenciadas y un subgrupo de artritis idiopática juvenil. Estas enfermedades comparten características clínicas articulares como la lumbalgia, la artritis, la entesitis y la dactilitis, así como características extraarticulares.

¿Qué síntomas se presentan?

El primer síntoma en la mayoría de los pacientes es la lumbalgia crónica, que se produce por la inflamación de las articulaciones sacroilíacas y vertebrales. Este dolor es de tipo inflamatorio y suele ser más intenso en las últimas horas de la noche y en las primeras de la madrugada. Además, el dolor y la rigidez pueden afectar también al resto de la columna, tanto dorsal como cervical. La enfermedad puede progresar y producir la fusión de las vértebras, limitando los movimientos de la columna. También pueden presentarse inflamaciones y dolor en las articulaciones periféricas como las caderas, hombros, rodillas, tobillos y dedos, así como en las entesis.

¿Existen otras manifestaciones?

Además del aparato locomotor, las espondiloartritis pueden afectar a otros órganos del cuerpo. La afectación ocular es frecuente y se caracteriza por la inflamación aguda del tracto anterior del ojo, llamada uveítis anterior aguda. También pueden presentarse lesiones cutáneas, como la psoriasis, y episodios de diarrea debido a la inflamación intestinal. Las manifestaciones cardíacas y pulmonares son menos frecuentes, pero pueden ocurrir en pacientes con larga evolución de la enfermedad. El riñón también puede verse afectado, especialmente por el uso crónico de antiinflamatorios no esteroideos. Las manifestaciones neurológicas son excepcionales, pero existe riesgo de mielopatía cervical en individuos con anquilosis vertebral.

¿Qué hacer si se presentan estos síntomas?

Si experimentas dolor lumbar en reposo, especialmente durante la noche, es importante que lo comentes a tu Médico de Atención Primaria para que valore la posibilidad de derivarte a Reumatología. Además, si presentas síntomas como dolor, disminución de la visión, sensibilidad a la luz, lesiones cutáneas, diarrea persistente o cualquier otro síntoma preocupante, acude a tu médico de cabecera para recibir el tratamiento adecuado.

¡No ignores un dolor de espalda! Puede ser más que eso. Infórmate sobre las espondiloartritis y toma acción para cuidar tu salud.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *