Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Las escaras o úlceras de presión son un problema común en personas dependientes encamadas o en silla de ruedas. Estas lesiones en la piel pueden presentar complicaciones graves, por lo que es crucial prevenirlas y conocer los diferentes grados y tratamientos disponibles.

Las escaras son lesiones que se producen en la piel y el tejido subyacente debido a la presión, el roce o la abrasión. Afectan especialmente a las zonas óseas como la parte inferior de la espalda, caderas, talones y tobillos. Es importante detectarlas en su etapa inicial para un tratamiento más efectivo.

¿Por qué se producen?

Estas heridas son habituales en personas encamadas o con movilidad reducida debido al contacto continuo de la piel contra una superficie. Además, factores como la inactividad, el roce continuo, la piel húmeda, la falta de hidratación o higiene, las infecciones y problemas de la piel pueden complicar su aparición.

Síntomas

Los síntomas de las escaras pueden variar desde un leve enrojecimiento de la piel hasta heridas más profundas que afectan a músculos o huesos. Algunos síntomas comunes incluyen áreas sensibles al tacto, cambios en el color o textura de la piel, drenaje similar al pus, hinchazón y áreas más frías o calientes que el resto de la piel.

Etapas de las úlceras de presión

Las escaras se dividen en cuatro etapas según la gravedad de la lesión y los síntomas. Identificar su estadio es esencial para un tratamiento adecuado.

  • Etapa I: La piel presenta un color rojizo, amoratado o azulado sin herida visible.
  • Etapa II: Se forma una ampolla o llaga abierta con pérdida de tejido cutáneo.
  • Etapa III: La llaga se abre y se hunde, afectando al tejido subyacente sin dañar músculos o huesos.
  • Etapa IV: La lesión es profunda y afecta a músculos y huesos.

¿Cómo curar escaras en personas mayores?

El tratamiento de las escaras dependerá del grado de daño en la piel. En casos leves, se puede aplicar agua y jabón neutro seguido de crema hidratante. En etapas más avanzadas, es necesario limpiar las heridas con una solución salina y cubrirlas con vendas específicas. En casos graves, se debe buscar atención médica y seguir las indicaciones del profesional.

Remedios caseros

En el domicilio, se pueden tomar algunas precauciones y utilizar remedios caseros para prevenir y tratar las escaras en personas mayores. Algunas opciones incluyen el uso de jabón suave, nutrientes como la vitamina C y el zinc, miel, aloe vera, cúrcuma en polvo, vaselina, polvos de talco, aceite de oliva, entre otros.

Cómo prevenir úlceras de presión

Es importante examinar la piel de las personas mayores regularmente, mantenerla limpia, seca e hidratada, favorecer la movilidad y utilizar aparatos de apoyo para reducir la presión en la piel. Además, se deben seguir recomendaciones como aplicar polvos de talco en las sábanas, realizar cambios de postura frecuentes y consultar a un médico ante cualquier cambio o anomalía.

¡Cuida la piel de las personas mayores y evita las escaras! Visita nuestro blog para obtener más información sobre el cuidado de la piel y otros temas relacionados.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *