Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Con frecuencia, el dolor de garganta y cuello es motivo de consulta en Atención Primaria. A veces, la causa del dolor es fácil de identificar y el paciente la relaciona con claridad. Sin embargo, en otros casos, esto no es así y es necesario establecer un "algoritmo" o "esquema mental" que oriente al diagnóstico definitivo.

Entre las causas evidentes de dolores en faringe y laringe se consideran procesos alérgicos, traumatismos cervicales, faríngeos o laríngeos, patología psicoemocional o psiquiátrica, cuerpos extraños, neuralgias, problemas nutricionales, ingestión de sustancias tóxicas o cáusticas, tiroiditis crónica, faringitis, sequedad de mucosas secundaria a medicaciones anticolinérgicas y malformaciones.

Simplificando el diagnóstico de la faringitis

Para simplificar el proceso diagnóstico de la faringitis, se ha desarrollado una escala denominada QuaSTI, que ha demostrado ser adecuada para medir los efectos terapéuticos de distintos fármacos usados.

En los casos donde la causa no está bien definida, la historia clínica y el sentido común tienen especial relevancia. Ante todo paciente que refiera dolor de garganta y cuello sin una causa evidente, el enfoque clínico se basa en tres aspectos fundamentales: la forma de presentación del dolor, la localización y los factores relacionados.

Dolor agudo vs. dolor crónico

Según la forma de presentación, el dolor cervical se clasifica en agudo y crónico. El dolor agudo o de reciente presentación se debe casi siempre a procesos infecciosos o inflamatorios agudos, mientras que el dolor crónico o de presentación más silente se produce en procesos infecciosos o inflamatorios crónicos con alteraciones hemáticas, inmunológicas, distermias, entre otros.

Dolor difuso vs. dolor localizado

Según la localización del dolor de garganta y cuello, se define al dolor difuso y al localizado. El dolor difuso se refiere a un territorio amplio de la zona cervical o faringolaríngea, con una evolución crónica. Por otro lado, el dolor localizado suele ser referido a punta de dedo sobre alguno de los laterales de la zona faringolaríngea o en otras localizaciones cercanas.

Circunstancias asociadas al dolor de cuello

Es importante definir qué circunstancias se asocian al dolor de cuello. Por ejemplo, si el dolor se desencadena en una determinada postura, hay que sospechar procesos músculo-esqueléticos cervicales. Si el dolor tiene un curso horario con predominio matutino, se sospecha la existencia de reflujo extraesofágico nocturno. En pacientes con caquexia y deterioro general, es fundamental descartar procesos tumorales de orofaringe, rinofaringe, hipofaringe, laringe y esófago.

La importancia de la historia clínica

La historia clínica debe ser minuciosa y orientada a síntomas relacionados con enfermedades de la boca, nariz y laringe. Se deben tener en cuenta los hábitos de vida, antecedentes familiares y personales, y si hay alguna enfermedad intercurrente. En la descripción de los síntomas, se emplea el término disfagia cuando la deglución está dificultada y odinofagia cuando es dolorosa.

Conclusiones

El dolor de garganta y cuello puede tener diversas causas y es importante realizar un diagnóstico adecuado para un tratamiento efectivo. La historia clínica y la exploración física son fundamentales en este proceso. Si experimentas dolor de garganta y cuello sin una causa evidente, no dudes en consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y recibir el tratamiento adecuado. ¡No ignores tu dolor, tu bienestar está en juego!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *