Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia es un dolor intenso en la región baja de la espalda, causado por una contractura dolorosa de los músculos de la zona lumbar. Es uno de los motivos de consulta más frecuentes y puede limitar la actividad física en los pacientes jóvenes.

¿Qué es la lumbociatálgia o ciática y cómo se diferencia de la lumbalgia?

La lumbociatálgia o ciática es un dolor del nervio ciático que afecta la zona lumbar y se extiende hacia las extremidades inferiores y, a veces, los pies. Por otro lado, la lumbalgia se manifiesta únicamente como un dolor localizado en la zona lumbar.

¿Por qué se produce la lumbalgia?

La lumbalgia se produce principalmente debido a sobrecargas continuadas en los músculos de la zona lumbar, ya sea por actividades laborales o por otros motivos no laborales, combinadas con la falta de actividad física. También puede ser causada por trastornos degenerativos de la columna lumbar, como la artrosis de las vértebras lumbares o la discopatía.

¿Qué debemos saber sobre la lumbalgia?

Más del 80% de las personas sufren de lumbalgia en algún momento de su vida. En la mayoría de los casos, el episodio es autolimitado y desaparece en unos días. El 90% de las veces, el origen del dolor es osteomuscular en personas que llevan un estilo de vida sedentario, realizan esfuerzos o adoptan malas posturas. Solo entre un 15% y un 20% del dolor lumbar responde a una lesión anatómica y solo un 2% es debido a causas graves.

¿Cuáles son los síntomas de la lumbalgia?

Los síntomas pueden variar según la intensidad y la zona afectada, pero los más comunes son el dolor en la zona lumbar, la irradiación del dolor hacia las extremidades inferiores si hay afectación del nervio ciático, el dolor intenso al ponerse de pie e intentar caminar, y la limitación dolorosa a la movilidad.

¿Cuándo debemos consultar rápidamente al médico?

En la mayoría de los casos, el episodio de lumbalgia desaparece sin intervención médica. Sin embargo, es importante consultar rápidamente a un médico si se tienen más de 50 años, antecedentes de neoplasia, enfermedades crónicas, se está tomando tratamiento con corticoides, se presenta una infección local en la espalda, se ha tenido un traumatismo, se experimenta disminución de fuerza y sensibilidad, parestesias o alteración de esfínteres, o si hay irradiación del dolor a las piernas. Además, si el tratamiento médico no muestra mejoría después de un mes, también se debe buscar atención médica.

¿Cómo se diagnostica una lumbalgia?

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de lumbalgia se puede hacer a través de la clínica y la exploración física realizada por el médico en la consulta. El médico inspeccionará la presencia de signos de inflamación, realizará palpación de las vértebras y la musculatura paravertebral, y evaluará la movilidad de la columna.

¿Es necesario realizar pruebas para el diagnóstico?

En la mayoría de los casos, no son necesarias pruebas adicionales, ya que el origen de la lumbalgia suele ser osteomuscular y por sedentarismo. Las pruebas de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas, solo se solicitarán en casos de duda o cuando el cuadro se vuelva crónico. Es importante tener en cuenta la necesidad de estas pruebas, ya que conllevan radiación y no siempre son necesarias.

¡No dejes que la lumbalgia limite tu vida! Conoce más sobre esta afección y encuentra formas de aliviar el dolor en tu espalda baja. Recuerda siempre consultar a un médico si experimentas síntomas graves o si el dolor persiste.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *