Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como lumbago, es un dolor en la parte baja de la espalda o zona lumbar causado por alteraciones en las estructuras de esa área. Este problema es bastante común en futbolistas de todas las edades y géneros.

Causas de la lumbalgia

La lumbalgia puede ser causada por defectos posturales en la columna vertebral, gestos repetitivos en la práctica del fútbol, lesiones traumáticas durante el juego contra adversarios o choques contra los palos del arco en el caso de los porteros. También puede ser provocada por el sedentarismo, traumatismos, estrés, falta de tono lumboabdominal, enfermedades degenerativas y mala higiene postural.

Síntomas de la lumbalgia

El dolor de espalda puede variar en intensidad y tipo. Puede ser intenso, punzante, sordo o sentirse como un espasmo muscular. Los futbolistas que sufren de lumbalgia pueden experimentar un aumento del dolor durante la práctica deportiva, al levantar peso, al inclinarse o al permanecer mucho tiempo en la misma posición. También pueden sentir dolor en la nalga o en la pierna, inflamación en la zona baja de la espalda y sensibilidad al tacto y al movimiento.

Tratamiento para la lumbalgia

Para ayudar a aliviar y prevenir la lumbalgia, se recomienda evitar el reposo en cama y realizar un reposo activo. Es importante mantener el mayor grado de actividad física que permitan las molestias, evitando el ejercicio durante las crisis de dolor pero retomándolo cuando el dolor persiste por más de seis semanas. Además, se pueden utilizar terapias farmacológicas, terapia manual, terapia miofascial, terapia neuromuscular, programas de tonificación muscular, electroterapia antiálgica, crioterapia, termoterapia, acupuntura, movilización articular, vendaje neuromuscular, ergonomía postural, osteopatía y valoración del estudio dinámico de la pisada.

Diagnóstico de la lumbalgia

El diagnóstico de la lumbalgia se realiza mediante una anamnesis y una exploración física por parte de un profesional de la salud. Aunque estas pruebas no revelarán la causa exacta del dolor de espalda, pueden descartar problemas médicos graves. En algunos casos, pueden ser necesarias radiografías o resonancias magnéticas para obtener imágenes más detalladas de los tejidos blandos y descartar condiciones como hernias de disco o infecciones. También se puede realizar una prueba de densidad ósea para evaluar la posibilidad de osteoporosis.

¡No dejes que el dolor de espalda te detenga en el campo de juego! Sigue estos consejos y disfruta del fútbol sin molestias. Recuerda siempre consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *