Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia es el dolor de la parte baja de la espalda, conocida como el segmento lumbosacro. Es una condición muy común que afecta a la mayoría de las personas en algún momento de su vida. Aunque rara vez se asocia con una enfermedad grave, puede causar incapacidad laboral y deterioro de la calidad de vida. En la mayoría de los casos, el dolor es inespecífico y no se puede atribuir a un factor o factores concretos. Solo en un pequeño porcentaje de pacientes, la lumbalgia tiene una causa específica que requiere un diagnóstico adicional. Las causas más comunes incluyen daño mecánico en las estructuras de la columna vertebral, como vértebras, discos intervertebrales, articulaciones, músculos, tendones, ligamentos y nervios. También puede estar causada por sobrecarga muscular, lesiones de disco intervertebral, defectos posturales y anatómicos, cambios degenerativos y fracturas asociadas a la osteoporosis. Las enfermedades reumáticas, infecciones, neoplasias y enfermedades abdominales y pélvicas son causas menos frecuentes de lumbalgia.

Factores de riesgo y frecuencia de la lumbalgia

La lumbalgia es más frecuente en personas entre los 30 y 60 años de edad, y se ve favorecida por factores como antecedentes de lumbalgia, estrés crónico, mala condición física, obesidad, trabajo físico intenso, hábito tabáquico y enfermedades coexistentes. Se estima que un 80% de la población sufre de lumbalgia en algún momento de su vida, convirtiéndose en una de las principales causas de consulta médica.

Manifestaciones y tipos de lumbalgia

La lumbalgia puede manifestarse de diferentes maneras, dependiendo de la duración, intensidad, ubicación y factores intensificadores. En la mayoría de los casos, el dolor es inespecífico y desaparece sin tratamiento en unos días o semanas. Sin embargo, puede recurrir en el futuro. En algunos casos, el dolor puede irradiar hacia la nalga, el muslo o incluso el pie. Existen diferentes tipos de lumbalgia, como el dolor inespecífico, el síndrome radicular o estenosis espinal, el síndrome de cauda equina y el dolor causado por otras enfermedades. Es importante tener en cuenta que la lumbalgia también puede ser un síntoma de enfermedades graves, por lo que es necesario consultar a un médico en caso de presentar síntomas de alerta.

¿Cómo actuar ante la aparición del dolor?

En la mayoría de los casos, la lumbalgia cede espontáneamente en unos días o semanas. Es recomendable regresar a las actividades diarias, evitando tanto la actividad física excesiva como el reposo en cama. Se pueden utilizar analgésicos como el paracetamol o AINE, aplicar bolsas de hielo o calor en la zona afectada y mantener una buena postura al dormir. En casos de lumbalgia aguda con síntomas de síndrome radicular, puede ser necesario un reposo corto en cama, pero es importante regresar a las actividades diarias lo más pronto posible. Si las molestias persisten después de cuatro semanas o no se observa mejoría, es necesario consultar a un médico.

Síntomas de alerta que requieren consulta urgente

Existen síntomas de alerta que requieren una consulta urgente con un médico, como retención/incontinencia urinaria o de heces, debilitamiento o adormecimiento de las piernas, intensificación del dolor al toser o estornudar, dolor y rigidez nocturna, dolor al caminar y estar de pie, fiebre y adelgazamiento sin causa evidente, uso reciente de glucocorticoides o inyecciones intravenosas, cirugía reciente, enfermedad neoplásica u otra enfermedad grave acompañante, y dolor agudo que no cesa en reposo. En estos casos, se debe llamar a una ambulancia o acudir urgentemente al médico.

En conclusión, la lumbalgia es un dolor común en la parte baja de la espalda que puede ser causado por diferentes factores. Aunque en la mayoría de los casos no es grave, es importante estar atentos a los síntomas de alerta y consultar a un médico en caso de necesidad. Con medidas adecuadas de autocuidado y tratamiento médico, es posible aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por lumbalgia.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *