Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia mecánica es un tipo de dolor en la parte baja de la espalda que está relacionado con el movimiento y la mecánica de la columna vertebral. Es una de las causas más comunes de dolor de espalda y puede ser originada por diversas razones.

Se produce cuando hay una alteración en las estructuras de la columna vertebral, como los músculos, ligamentos, discos intervertebrales o articulaciones, que afecta la forma en que la columna se mueve y soporta la carga. Algunos de los factores que pueden contribuir a la lumbalgia mecánica son el sobreesfuerzo o movimientos bruscos, la mala postura y la degeneración de los discos intervertebrales.

¿Cuáles son los síntomas de la lumbalgia mecánica?

La lumbalgia mecánica se manifiesta a través de diferentes síntomas que afectan la zona baja de la espalda. El síntoma principal es el dolor, que se localiza en la región lumbar y puede variar en intensidad. Además, es común experimentar rigidez muscular en la zona afectada.

La lumbalgia mecánica también ocasiona limitación en los movimientos de la columna vertebral. La persona puede tener dificultades para doblarse, levantarse, girar o realizar movimientos que involucren la espalda baja. En algunos casos, el dolor puede irradiarse hacia otras áreas del cuerpo, como las nalgas, las caderas o las piernas. Esto se conoce como dolor referido y es consecuencia de la irritación de los nervios cercanos a la columna vertebral.

Por último, es común experimentar malestar al estar sentado o de pie durante períodos prolongados. La posición estática puede agravar el dolor y generar una sensación de incomodidad que motiva a cambiar de posición con frecuencia para aliviar el malestar.

¿Cuántos tipos de lumbalgia hay?

Existen diferentes clasificaciones de la lumbalgia, pero a grandes rasgos se pueden distinguir dos tipos principales aceptados mayoritariamente por la comunidad médica: la lumbalgia mecánica, que es la más frecuente y también es conocida como lumbalgia común; y la lumbalgia específica.

Lumbalgia mecánica: está relacionado con el funcionamiento mecánico de la columna vertebral. Las causas más comunes de la lumbalgia mecánica incluyen el desgaste de los discos intervertebrales, la degeneración de las articulaciones facetarias, la tensión muscular y los desequilibrios posturales.

Lumbalgia específica: se debe a causas específicas y bien identificables, como lesiones, enfermedades o trastornos. Algunos ejemplos de lumbalgia específica incluyen la hernia discal, la estenosis espinal, las fracturas vertebrales, las infecciones o los tumores. La lumbalgia específica puede requerir un enfoque de diagnóstico y tratamiento más especializado, ya que se dirige a la causa subyacente.

¿Qué es la lumbalgia crónica?

La lumbalgia crónica ocasiona dolor persistente en la región baja de la espalda durante un período prolongado, generalmente más de 12 semanas. A diferencia de la lumbalgia aguda, de corta duración y relacionada con una lesión o tensión muscular, la lumbalgia crónica implica dolor persistente y recurrente.

Puede ser el resultado de diferentes factores, como lesiones anteriores no tratadas adecuadamente, enfermedades degenerativas de la columna vertebral, desgaste de los discos intervertebrales, trastornos musculares o problemas estructurales en la columna vertebral. También puede estar asociada con condiciones médicas como la osteoartritis, la espondilitis anquilosante o la fibromialgia.

¿Cuántos días te dan de baja por una lumbalgia?

La duración de la baja por lumbalgia puede variar dependiendo de varios factores, como la gravedad del dolor, la respuesta al tratamiento y las recomendaciones del médico. En general, suele requerir una baja laboral de unos días a varias semanas para permitir la recuperación y el descanso necesario.

Para poder pedir una baja laboral por lumbalgia, es necesario y fundamental documentarse médicamente acreditando la existencia de esta lesión y las limitaciones que provocan en la persona que la sufre. También es necesario poder relacionar estas afecciones con la profesión habitual que desempeña la persona lesionada. Es decir, ver qué limitaciones funcionales provoca esta lesión en el trabajador.

Por ejemplo, los trabajos que requieran de grandes esfuerzos físicos a nivel de la columna lumbar, flexiones repetidas, sobrecarga de forma constante, la deambulación y bipedestación prolongada (caminar o estar de pie mucho rato).

¿Cómo se cura la lumbalgia mecánica?

El tratamiento de la lumbalgia mecánica se enfoca en aliviar el dolor, mejorar la función y prevenir recurrencias. El descanso y la limitación de actividad son importantes para permitir que los músculos y estructuras de la espalda se recuperen, evitando actividades que agraven el dolor.

Sin embargo, es fundamental mantenerse activo y evitar el reposo prolongado, ya que la inactividad excesiva puede debilitar los músculos y retrasar la recuperación. La terapia física desempeña un papel crucial en el tratamiento de la lumbalgia mecánica. Los ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de los músculos de la espalda y el abdomen pueden mejorar la estabilidad y flexibilidad de la columna vertebral, reduciendo el dolor y previniendo futuros episodios de lumbalgia. Un fisioterapeuta puede diseñar un programa de ejercicios adaptado a las necesidades individuales.

En resumen, la lumbalgia mecánica es un tipo de dolor en la parte baja de la espalda relacionado con el movimiento y la mecánica de la columna vertebral. Se manifiesta a través de síntomas como el dolor, la rigidez muscular y la limitación en los movimientos de la columna vertebral. Existen diferentes tipos de lumbalgia, siendo la lumbalgia mecánica la más común. La lumbalgia crónica implica dolor persistente y puede estar asociada con diversas condiciones médicas. El tratamiento de la lumbalgia mecánica se basa en aliviar el dolor, mejorar la función y prevenir recurrencias a través de terapia física y ejercicios específicos.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *