Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como lumbago, es una de las molestias más comunes que experimentamos en nuestra vida diaria. Este dolor en la parte baja de la espalda, específicamente en las vértebras lumbares, puede ser causado por el sobreesfuerzo muscular, impactos o movimientos repetitivos. Si no quieres que este dolor te invalide y afecte tu calidad de vida, es importante que tomes medidas desde el primer síntoma.

Síntomas de la lumbalgia

Si experimentas alguno de estos síntomas, es posible que estés sufriendo de lumbalgia:

  • Dolor constante en la zona baja de la espalda.
  • Sensibilidad al tacto en la zona afectada.
  • Dolor al moverte o caminar.
  • Espasmos y contracturas musculares.

Tratamientos efectivos para el dolor lumbar

Si padeces de lumbalgia, es importante buscar ayuda de un fisioterapeuta especializado para recibir un tratamiento adecuado y evitar que el dolor se convierta en crónico o derive en problemas más graves. Algunas de las técnicas fisioterapéuticas más utilizadas son:

1. Diatermia capacitiva

Este tratamiento se aplica tanto en casos de lumbalgia crónica como aguda. La diatermia capacitiva alivia el dolor y la inflamación de manera efectiva, ya que aumenta el calor en la zona afectada y mejora el riego sanguíneo.

2. TENS

El TENS es un dispositivo que ayuda a controlar los brotes de dolor y puede ser utilizado en casa. Es una opción conveniente para aliviar el dolor de manera rápida y efectiva.

3. Masajes terapéuticos

Los masajes son una excelente forma de aliviar la presión y el dolor en la zona afectada. Un fisioterapeuta especializado puede utilizar técnicas específicas para liberar la tensión muscular y reducir la incomodidad.

4. Ultrasonidos

Los ultrasonidos aprovechan la vibración del sonido para reducir la inflamación y calmar el dolor en la zona lumbar. Esta técnica es especialmente útil para aliviar el dolor causado por la lumbalgia.

5. Radarterapia

La radarterapia aplica calor en la zona afectada para aliviar el dolor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la energía aplicada se absorbe principalmente en la piel y el tejido graso.

6. Infrarrojos

Los infrarrojos son una fuente externa de calor que ayuda a relajar la musculatura y mitigar el dolor. Esta técnica puede ser utilizada como complemento a otros tratamientos para obtener mejores resultados.

No permitas que el dolor lumbar afecte tu vida diaria. La fisioterapia es tu aliada para reducir los dolores y mejorar tu calidad de vida. Consulta a un fisioterapeuta especializado para encontrar el tratamiento más adecuado para ti. ¡No esperes más y dile adiós al dolor de espalda!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *