Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como dolor de espalda baja, es una molestia que afecta a la zona lumbar de la columna vertebral. Es uno de los motivos más comunes de consulta médica y se estima que aproximadamente el 80% de las personas experimentará este dolor al menos una vez en su vida.

Tipos de lumbalgia

La lumbalgia puede presentarse de diferentes formas, según su duración:

  • Aguda: dura menos de 6 semanas.
  • Subaguda: dura entre 6 semanas y 3 meses.
  • Crónica: dura más de 3 meses.

También se puede clasificar según sus características:

  • Lumbalgia aguda sin radiculopatía: dolor lumbar repentino que puede extenderse hacia la pierna, sin afectar los nervios.
  • Compresión radicular aguda: inflamación de una raíz nerviosa causada principalmente por una hernia discal.
  • Atrapamiento radicular: irritación de la raíz nerviosa debido a procesos degenerativos.
  • Claudicación neurógena: dolor muscular de naturaleza nerviosa.
  • Lumbalgia inespecífica: dolor lumbar sin una causa específica identificable.

Causas y factores de riesgo

La lumbalgia puede ser causada por diferentes factores, como:

  • Sobreesfuerzo físico.
  • Malas posturas.
  • Traumatismos.
  • Degeneración de los discos intervertebrales.
  • Hernia o rotura de los discos intervertebrales.
  • Compresión de las raíces nerviosas.
  • Enfermedades inflamatorias de las articulaciones.
  • Fracturas vertebrales debido a la osteoporosis.
  • Trastornos gastrointestinales o genitourinarios.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la lumbalgia puede ser determinado mediante una evaluación exhaustiva del paciente. Es importante identificar y tratar la causa del dolor para prevenir complicaciones graves. El tratamiento de la lumbalgia puede incluir:

  • Aconsejar y educar al paciente.
  • Mantenerse activo y evitar el reposo en cama.
  • Medicamentos como paracetamol o antiinflamatorios no esteroides.
  • Relajantes musculares en casos de dolor persistente.
  • Manipulación espinal en casos de falta de mejoría.
  • Rehabilitación multimodal en casos de invalidez importante.

Prevención de la lumbalgia

Para prevenir el dolor de espalda, es importante seguir algunas recomendaciones:

  • Mantener una buena postura y ergonomía.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Proteger la espalda del frío.

Recuerda que la lumbalgia es una condición común, pero no debes ignorarla. Si experimentas dolor de espalda persistente o intenso, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento adecuado. ¡No dejes que el dolor de espalda limite tu vida, toma medidas ahora!

Artículos recomendados

Deja un comentario