Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como dolor de espalda baja, es una molestia que afecta a la zona lumbar de la columna vertebral. Es uno de los motivos más comunes de consulta médica y se estima que aproximadamente el 80% de las personas experimentará este dolor al menos una vez en su vida.

Tipos de lumbalgia

La lumbalgia puede presentarse de diferentes formas, según su duración:

  • Aguda: dura menos de 6 semanas.
  • Subaguda: dura entre 6 semanas y 3 meses.
  • Crónica: dura más de 3 meses.

También se puede clasificar según sus características:

  • Lumbalgia aguda sin radiculopatía: dolor lumbar repentino que puede extenderse hacia la pierna, sin afectar los nervios.
  • Compresión radicular aguda: inflamación de una raíz nerviosa causada principalmente por una hernia discal.
  • Atrapamiento radicular: irritación de la raíz nerviosa debido a procesos degenerativos.
  • Claudicación neurógena: dolor muscular de naturaleza nerviosa.
  • Lumbalgia inespecífica: dolor lumbar sin una causa específica identificable.

Causas y factores de riesgo

La lumbalgia puede ser causada por diferentes factores, como:

  • Sobreesfuerzo físico.
  • Malas posturas.
  • Traumatismos.
  • Degeneración de los discos intervertebrales.
  • Hernia o rotura de los discos intervertebrales.
  • Compresión de las raíces nerviosas.
  • Enfermedades inflamatorias de las articulaciones.
  • Fracturas vertebrales debido a la osteoporosis.
  • Trastornos gastrointestinales o genitourinarios.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la lumbalgia puede ser determinado mediante una evaluación exhaustiva del paciente. Es importante identificar y tratar la causa del dolor para prevenir complicaciones graves. El tratamiento de la lumbalgia puede incluir:

  • Aconsejar y educar al paciente.
  • Mantenerse activo y evitar el reposo en cama.
  • Medicamentos como paracetamol o antiinflamatorios no esteroides.
  • Relajantes musculares en casos de dolor persistente.
  • Manipulación espinal en casos de falta de mejoría.
  • Rehabilitación multimodal en casos de invalidez importante.

Prevención de la lumbalgia

Para prevenir el dolor de espalda, es importante seguir algunas recomendaciones:

  • Mantener una buena postura y ergonomía.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Proteger la espalda del frío.

Recuerda que la lumbalgia es una condición común, pero no debes ignorarla. Si experimentas dolor de espalda persistente o intenso, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento adecuado. ¡No dejes que el dolor de espalda limite tu vida, toma medidas ahora!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *