Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como lumbago, es un dolor intenso en la parte baja de la espalda, entre las últimas costillas y los glúteos. En algunos casos, este dolor puede extenderse hasta las piernas, lo que se conoce como dolor lumbar irradiado. Si el dolor llega hasta los pies, se denomina ciática o lumbociática. Si la molestia dura menos de seis semanas, se considera una lumbalgia aguda, mientras que si persiste más tiempo, se considera una lumbalgia crónica.

Causas del lumbago

El origen del dolor lumbar no siempre es claro, pero en la mayoría de los casos se debe a causas mecánicas, como malas posturas, estrés, lesiones musculares o levantar pesos demasiado altos. Estas causas son benignas y se deben a alteraciones en las estructuras de la columna.

Síntomas de la lumbalgia

Además del dolor intenso en la parte baja de la espalda, la lumbalgia se manifiesta a través de otros síntomas, como contracturas musculares, rigidez y falta de flexibilidad, inflamación en la parte baja de la espalda, hormigueos y adormecimiento de la zona, y dificultades para realizar movimientos con normalidad.

Prevalencia y consecuencias de la lumbalgia

En España, la lumbalgia afecta a casi el 15% de la población mayor de 20 años, y el 3% de ellos sufre de lumbalgia aguda incapacitante. De hecho, el lumbago es la principal causa de baja laboral en trabajadores menores de 45 años. Es por eso que es importante tomar medidas para prevenir y tratar este dolor.

Tratamientos para el dolor de lumbares

Existen varios tratamientos efectivos para aliviar el dolor de lumbares. Algunas opciones incluyen:

  • Mantener reposo: Descansar tumbado boca arriba puede aliviar el dolor y acelerar la recuperación, pero no se debe abusar de este recurso.
  • Aplicar frío y calor: Alternar la aplicación de frío y calor ayuda a combatir la inflamación y reducir la tensión muscular acumulada.
  • Medicación por vía oral: Los fármacos antiinflamatorios y los relajantes musculares son útiles para calmar el dolor lumbar, siempre bajo recomendación médica.
  • Ejercicio físico: Mantener un torso correctamente ejercitado reduce la posibilidad de padecer dolores en la espalda, ya que los músculos de esta zona ayudan a mantener una postura erguida.
  • Fisioterapia: La relajación manual de la musculatura mediante masajes y ejercicios articulares ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la lumbalgia.
  • Terapia de láser: La terapia de láser, como la ofrecida por LASERDOL, es un tratamiento no invasivo que utiliza una longitud de onda adecuada para reparar los tejidos y disminuir la inflamación. Este tratamiento ha demostrado ser rápido e indoloro, con mejoras notables en las primeras sesiones.

En resumen, la lumbalgia es un dolor que puede ser incapacitante, pero con los tratamientos adecuados se puede aliviar y prevenir. Es importante mantener una buena higiene postural, evitar movimientos bruscos y curvar la espalda hacia delante mientras se trabaja sentado. Además, incorporar ejercicios de estiramiento, aeróbicos y de fortalecimiento muscular a la rutina diaria o semanal puede ayudar a prevenir el dolor de lumbares. Recuerda consultar siempre a un médico especialista para recibir el tratamiento más adecuado a tu situación. ¡No dejes que el dolor de lumbares te detenga!

Artículos recomendados

Deja un comentario