Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa que afecta a la columna vertebral en la zona del cuello. Si quieres conocer más sobre esta condición, sus síntomas, diagnóstico y tratamiento, ¡sigue leyendo!

La artrosis cervical es una enfermedad crónica que se caracteriza por el desgaste del cartílago en las articulaciones de la columna cervical. Esto provoca dolor, rigidez y limitación en el movimiento del cuello.

Síntomas de la artrosis cervical

Los síntomas más comunes de la artrosis cervical incluyen:

  • Dolor en el cuello: puede ser constante o intermitente, y empeora con la actividad física.
  • Rigidez: dificultad para mover el cuello, especialmente por las mañanas.
  • Dolor de cabeza: puede irradiarse desde el cuello hacia la parte posterior de la cabeza.
  • Pérdida de fuerza: debilidad en los brazos y las manos.
  • Hormigueo o entumecimiento: sensación de hormigueo o adormecimiento en los brazos y las manos.

Diagnóstico de la artrosis cervical

El diagnóstico de la artrosis cervical se basa en la evaluación clínica del médico, quien realizará un examen físico y revisará los antecedentes médicos del paciente. Además, pueden ser necesarios estudios de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas, para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento de la artrosis cervical

El tratamiento de la artrosis cervical tiene como objetivo aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos: se pueden recetar analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares para controlar el dolor y la inflamación.
  • Terapia física: ejercicios de fortalecimiento y estiramiento, así como técnicas de terapia manual, pueden ayudar a mejorar la movilidad y reducir el dolor.
  • Terapia ocupacional: se pueden enseñar técnicas para adaptar las actividades diarias y reducir el estrés en el cuello.
  • Infiltraciones: en algunos casos, se pueden realizar infiltraciones de corticosteroides en las articulaciones afectadas para aliviar el dolor.
  • Cirugía: en casos graves o cuando otros tratamientos no han sido efectivos, puede ser necesario realizar una cirugía para estabilizar o descomprimir la columna cervical.

Recuerda que es importante consultar a un reumatólogo para recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado para la artrosis cervical.

¡No dejes que la artrosis cervical limite tu vida! Conoce los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad degenerativa y toma el control de tu salud cervical.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *