Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El psoas, el músculo más interno del cuerpo humano, desempeña una función clave en nuestra estabilidad y movilidad. ¿Sabías que este músculo conecta la columna vertebral con las piernas? A continuación, te proporcionaremos toda la información necesaria para entender su importancia y aprender a cuidarlo adecuadamente.

El psoas ilíaco está formado por el músculo iliaco y el psoas, y se encuentra en la parte baja del tronco, conectando la musculatura interior. Se localiza en la cavidad abdominal, delante del hueso pubiano y detrás de los órganos internos. Este músculo se divide en psoas mayor y psoas menor, y se le conoce como "músculo del alma" debido a su profunda conexión con el equilibrio del cuerpo humano y el funcionamiento de los músculos del abdomen.

Función del psoas: estabilidad y movimiento

El psoas desempeña un papel fundamental en nuestras actividades diarias, como caminar o correr, ya que es responsable de la estabilidad de la columna vertebral y la articulación de la cadera. Este músculo interviene en movimientos esenciales para el ser humano, como la flexión de cadera, la flexión de la columna lumbar y el movimiento de rotación de la pierna.

Lesiones comunes del psoas ilíaco

Es común que el dolor de espalda esté relacionado con una lesión en el psoas. Estas lesiones suelen ser provocadas por la falta de fuerza y estabilidad en el CORE, es decir, los músculos abdominales, de la pelvis, los glúteos lumbares y la musculatura profunda de la columna. Las lesiones más habituales incluyen la tendinitis, que afecta al tendón distal del psoas, y la tendinitis crónica, que provoca una degeneración del tejido colágeno del tendón.

Acortamiento del psoas ilíaco: una lesión frecuente

El acortamiento del psoas es una lesión muy común, caracterizada por la rigidez y la falta de movilidad del músculo. Esta patología suele afectar a personas sedentarias y a aquellos que practican deportes de alto impacto, como el running. A diferencia de otros músculos, el psoas se acorta en reposo y se alarga durante el esfuerzo, debido a un reflejo de contracción del sistema nervioso. El acortamiento del psoas provoca una menor longitud y fuerza en el músculo.

Tratamiento y prevención de lesiones en el psoas

Para tratar las lesiones en el psoas, se suele recurrir a la fisioterapia, que mediante terapia manual y ultrasonido, puede disminuir el dolor y mejorar la movilidad del paciente. En algunos casos, se aplica osteopatía si hay un problema pélvico. Además, se suelen recetar medicamentos antiinflamatorios para mitigar el dolor. Es crucial realizar una correcta rehabilitación de la zona y realizar estiramientos adecuados para prevenir este tipo de lesiones.

En cuanto a la prevención, es importante evitar el sedentarismo y practicar deportes de bajo impacto. Se deben evitar movimientos bruscos que pongan en tensión la zona inguinal y descansar adecuadamente después del entrenamiento para evitar la sobrecarga y reducir el riesgo de lesiones.

Ejercicios para mantener y fortalecer el psoas ilíaco

Existen varios ejercicios sencillos y efectivos para mantener el músculo psoas en buen estado. Algunos de ellos incluyen:

  • Respiración consciente: tumbado boca arriba, controla la respiración inspirando y exhalando en seis tiempos durante dos o tres minutos para reducir la actividad del sistema nervioso.
  • Auto-liberación miofascial del psoas: tumbado boca abajo, coloca una pelota en la pelvis y rueda la pelota durante la inspiración, manteniendo la postura durante la exhalación para relajar los tejidos musculares.
  • Estiramiento de la cadena miofascial: apoya la rodilla y el empeine en el suelo, manteniendo la otra pierna adelantada, y apoya las manos en el suelo para potenciar la movilidad y flexibilidad de la cadera.

En resumen, el psoas es un músculo de vital importancia en el cuerpo humano, ya que desempeña funciones fundamentales en nuestra estabilidad y movilidad. Es crucial cuidarlo y fortalecerlo para evitar lesiones que puedan afectar nuestra calidad de vida. Recuerda que, si presentas alguna patología relacionada con este importante músculo, puedes pedir cita con nuestro equipo de traumatólogos de Madrid, quienes te ayudarán en el proceso de curación. ¡No descuides tu psoas y disfruta de una vida saludable y sin dolor!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *