Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Los pies son una parte fundamental de nuestro cuerpo, nos sostienen, nos mantienen en contacto con la tierra y nos permiten movernos. A pesar de su importancia, muchas veces no les prestamos la atención que necesitan y, en ocasiones, incluso los maltratamos con zapatos inadecuados que perjudican nuestra pisada y los sobrecargan. Todo esto puede derivar en problemas como el espolón calcáneo, una condición molesta que afecta al talón y puede limitar nuestra movilidad.

El espolón calcáneo, también conocido como exóstosis calcánea, es una calcificación en el talón que produce un crecimiento anormal del hueso del talón, llamado calcáneo. Este crecimiento óseo provoca la inflamación de los tejidos que lo rodean y puede generar dolor y molestias.

En muchos casos, el espolón calcáneo se produce como consecuencia de una fascitis plantar crónica. La fascitis plantar es la inflamación de la banda gruesa que recorre la planta del pie desde el talón hasta los dedos. Cuando esta inflamación se cronifica, el organismo acumula calcio en las zonas lesionadas para regenerar el tejido, lo que da lugar al espolón calcáneo.

Síntomas del espolón calcáneo

El principal síntoma del espolón calcáneo es un dolor punzante en la parte interna del talón al apoyar el pie, como si se estuviera clavando una piedra o un clavo. Este dolor puede ser muy intenso y puede provocar cojera al caminar. Además, suele ser más intenso al levantarse después de estar un rato sentado o acostado, al correr y puede extenderse también a la planta del pie. Por lo general, el dolor desaparece en reposo.

Tratamiento del espolón calcáneo

Si el espolón calcáneo causa dolor al caminar, es recomendable disminuir la actividad física y utilizar calzado adecuado que se adapte bien al pie. También es importante reducir la intensidad y frecuencia de la práctica deportiva y, en caso de sobrepeso u obesidad, bajar de peso para aliviar la presión en la planta del pie.

El tratamiento del espolón calcáneo puede incluir el uso de plantillas ortopédicas personalizadas para destensar la fascia, terapia con láser, fármacos antiinflamatorios y, en casos más graves, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. Además, existen algunos tratamientos naturales que pueden resultar útiles, como la acupuntura, los estiramientos, masajes y ejercicios para educar los pies.

¿Cuándo acudir a un especialista?

Si el dolor causado por el espolón calcáneo persiste o se vuelve incapacitante, es importante acudir a un especialista para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento necesario. Un quiropráctico especializado en problemas de los pies y la columna vertebral puede ofrecer un enfoque integral y personalizado para tratar el espolón calcáneo y aliviar el dolor.

Cuida tus pies y disfruta de una vida activa sin molestias. No ignores los síntomas y busca ayuda profesional para tratar el espolón calcáneo. ¡Tus pies te lo agradecerán!

Para más información sobre el espolón calcáneo y otros problemas relacionados con los pies, puedes visitar los siguientes enlaces:

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *