Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, o dolor de espalda baja, es una afección muy común que puede ser recurrente y debilitante. En este artículo, te presentaremos las principales causas de la lumbalgia y te proporcionaremos información sobre diferentes tipos de dolor lumbar y sus tratamientos correspondientes.

El dolor lumbar viscerogénico se refiere al dolor causado por problemas en los órganos internos, como los riñones, el hígado o el intestino. Este tipo de dolor suele ser profundo y no se relaciona con la actividad física. Es importante descartar cualquier causa orgánica antes de diagnosticar el dolor lumbar como viscerogénico.

¿Qué es el dolor neurogénico?

El dolor neurogénico se produce cuando hay una lesión o irritación en los nervios de la columna vertebral. Este tipo de dolor puede ser causado por hernias de disco, estenosis espinal o lesiones en las raíces nerviosas. El dolor neurogénico se caracteriza por ser intenso y puede irradiarse hacia las piernas o los brazos.

¿Qué es el dolor lumbar vascular?

El dolor lumbar vascular se produce por aneurismas o procesos vasculares periféricos. Este tipo de dolor suele asociarse con la claudicación intermitente, lo que significa que el paciente se ve obligado a detenerse después de caminar una corta distancia. A diferencia de otros tipos de dolor lumbar, el dolor vascular no se ve afectado por la actividad física y se describe como profundo.

¿Qué es el dolor psicogénico?

El dolor psicogénico es aquel que se produce sin una causa orgánica identificable. Aunque no es frecuente, es importante descartar cualquier posible causa orgánica antes de diagnosticar el dolor lumbar como psicogénico.

¿Qué es el dolor vertebral?

El dolor vertebral se produce debido a problemas en la columna vertebral, las articulaciones sacroilíacas o los tejidos blandos que unen las vértebras. Este tipo de dolor se intensifica con la actividad física y mejora con el reposo.

¿Cómo se diagnostica una lumbalgia?

Para diagnosticar una lumbalgia, se pueden realizar radiografías de la columna en flexión y extensión para detectar movilidad anormal. Además, las radiografías pueden mostrar signos de inestabilidad segmentaria, como espolones por tracción o calcificación y gas en el disco intervertebral. La tomografía computarizada (TAC) puede ser útil para detectar estrechamientos del conducto medular o compresiones de discos degenerados sobre la médula espinal. La resonancia magnética nuclear (RMN) es especialmente útil para detectar lesiones en tejidos blandos.

¿Cómo se trata una lumbalgia?

El tratamiento de la lumbalgia puede variar dependiendo de la causa y la gravedad del dolor. En general, se recomienda un reposo relativo en cama durante al menos 15 días. Además, se pueden recetar analgésicos antiinflamatorios, relajantes musculares y masajes con pomadas antiinflamatorias. El uso de una faja térmica de neopreno también puede ser beneficioso. En casos más graves, se pueden considerar opciones terapéuticas como la quimionucleosis, la nucleotomía percutánea, la microrresección del disco o la fusión vertebral.

¿Existen otros métodos terapéuticos adicionales?

Además de los tratamientos mencionados anteriormente, se pueden prescribir infiltraciones locales de las pequeñas articulaciones y neurolisis con radiofrecuencia. También es importante considerar medidas rehabilitadoras para fortalecer la musculatura de la espalda y mejorar la postura.

En resumen, la lumbalgia es una afección común y recurrente que puede afectar significativamente la calidad de vida. Es fundamental buscar la atención de un traumatólogo de confianza, quien podrá diagnosticar adecuadamente la causa del dolor y recomendar el tratamiento más adecuado. No dudes en seguir las recomendaciones médicas y confiar en el proceso de recuperación. ¡Tu espalda te lo agradecerá!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *