Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor lumbar, también conocido como lumbago, es un dolor intenso en la parte baja de la espalda que puede limitar nuestros movimientos y causar molestias al realizar actividades cotidianas como hacer ejercicio o levantar pesos. Aunque no es una patología grave, puede resultar muy incapacitante y dolorosa.

¿A quiénes afecta el dolor lumbar?

El lumbago es una patología frecuente que afecta a uno de cada cinco españoles, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Aunque puede afectar a personas de todas las edades, es más común en personas entre los 40 y los 59 años. Además, las personas embarazadas, con sobrepeso o que realizan trabajos que implican cargar pesos son más propensas a sufrir estas molestias.

¿Qué tipos de lumbalgia existen?

Existen diferentes tipos de lumbalgia, dependiendo de su origen, intensidad y duración. Las lumbalgias inflamatorias están provocadas por artrosis, infecciones o problemas orgánicos graves y requieren medicación específica. Por otro lado, las lumbalgias mecánicas son más frecuentes y suelen tener un origen postural o por esfuerzos y sobrecarga de la espalda. Estas pueden tratarse con reposo, ejercicio moderado y terapia térmica.

¿Cuáles son las principales causas del dolor lumbar?

Las principales causas del dolor lumbar son las malas posturas en el trabajo, estar muchas horas de pie, levantar pesos, los gestos bruscos o repetidos, la sobrecarga de la espalda, traumatismos o golpes, y enfermedades degenerativas.

10 claves para cuidar la espalda y prevenir el dolor lumbar

  1. Cuida la espalda, también mientras duermes: Utiliza un colchón ni muy duro ni muy blando y mantén una postura correcta durante el sueño. Dormir boca arriba con almohadas bajo las rodillas y las lumbares es lo más recomendable.

  2. Realiza ejercicio diario: Caminar, hacer gimnasia en la piscina o nadar de espaldas fortalece la musculatura lumbar. Además, dedicar unos minutos a ejercicios específicos para las lumbares puede ser beneficioso.

  3. Presta atención a la manera en que caminas: Evita caminar encorvado y lleva la espalda recta. No abuses de los zapatos de tacón alto ni de los bolsos muy pesados que cargan el peso en un solo lado del cuerpo.

  4. Vigila el sobrepeso: Las personas con sobrepeso tienen mayor predisposición a padecer dolores en la zona lumbar debido a la mayor tensión en los músculos de la espalda.

  5. No descuides la postura frente al ordenador: Asegúrate de que la parte superior de la pantalla esté a la altura de tus ojos y mantén la espalda recta contra el respaldo. Utiliza una silla adaptable en altura y un reposapiés si es necesario.

  6. Dobla las rodillas para coger pesos: En lugar de inclinar la espalda, flexiona las rodillas y levanta el objeto pesado despacio y lo más pegado al cuerpo posible.

  7. Huye de los movimientos repetitivos: Los gestos que se repiten constantemente pueden sobrecargar una zona concreta de la musculatura y provocar dolor. Realiza breves descansos y estiramientos, cambia de postura con frecuencia o da breves paseos.

  8. Evita el reposo total en cama: Aunque al principio, cuando el dolor es intenso, puede ser recomendable descansar en cama, es importante hacer vida normal y practicar ejercicio moderado. Permanecer en cama solo está recomendado excepcionalmente y siempre cambiando de postura cada dos horas.

  9. El calor, un buen aliado: La terapia térmica puede ayudar a relajar la zona lumbar. Aplica calor varias veces al día en sesiones de 20 minutos utilizando una manta eléctrica, kits de terapia térmica o bolsas de agua caliente.

  10. Consulta al médico o al farmacéutico: Si el dolor persiste más de dos semanas a pesar de aplicar estas recomendaciones, es conveniente acudir al médico para descartar otras posibles causas o valorar distintos tratamientos.

¡No dejes que el dolor lumbar limite tu vida! Sigue estos consejos y mantén tu espalda sana y libre de molestias. Recuerda que la prevención es fundamental para evitar el lumbago y disfrutar de una vida activa y sin dolor.

Artículos recomendados

Deja un comentario