Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de espalda o lumbalgia es una patología muy frecuente en nuestro medio, que puede ser consecuencia de una lesión o de la cascada degenerativa de la columna lumbar. Esta condición puede causar episodios dolorosos y alteración de la función motora del individuo.

¿Cuáles son las causas del dolor de espalda?

Entre las principales causas del dolor de espalda o lumbalgia se encuentran la tensión muscular, los esguinces de ligamento, la mala postura, los daños en los discos intervertebrales, la degeneración de las articulaciones facetarias y el envejecimiento normal. También puede ser causado por una protrusión del disco o hernia, infecciones, endometriosis, cáncer o problemas ováricos.

¿Cuáles son los síntomas del dolor de espalda?

El síntoma principal de la lumbalgia es el dolor en cualquier parte de la espalda, que puede irradiarse hasta las nalgas y las piernas. Algunos problemas de espalda pueden causar dolor en otras partes del cuerpo, dependiendo de los nervios afectados. Es importante consultar con un médico si se presentan síntomas como pérdida de peso, fiebre, inflamación en la espalda, dolor persistente, dolor en las piernas, lesión reciente o trauma en la espalda, incontinencia urinaria o fecal, o adormecimiento alrededor de los genitales, el ano o las nalgas.

¿Cómo se diagnostica el dolor de espalda?

Por lo general, un médico podrá diagnosticar el dolor de espalda o lumbalgia después de preguntar sobre los síntomas y realizar un examen físico. En algunos casos, pueden ser necesarias exploraciones por imágenes como radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas. También se pueden realizar pruebas como la electromiografía o análisis de sangre para descartar otras posibles causas.

¿Cuáles son los tratamientos del dolor de espalda?

Ante una lumbalgia, existen varias opciones de tratamiento. Es importante evitar las actividades que agraven la situación y mantener una buena postura. Aplicar hielo en la zona lumbar puede ayudar a reducir el dolor y el espasmo. Se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y realizar ejercicios suaves para la movilidad y el estiramiento. También se puede modificar la posición para dormir y consultar con un médico ortopedista para un tratamiento individualizado.

¡No dejes que el dolor de espalda te detenga! Sigue estos consejos y recupera tu bienestar. Recuerda que es importante consultar con un especialista para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Si deseas agendar una consulta con el Dr. Daniel Machuca, ortopedista de Satélite, no dudes en contactarnos. ¡Tu espalda te lo agradecerá!

Agendar Consulta

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *