Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de espalda es una molestia común que afecta a muchas personas en algún momento de sus vidas. En la mayoría de los casos, este dolor se debe a problemas en la columna vertebral, como la edad, traumatismos o cuestiones genéticas. Sin embargo, existen casos en los que el dolor de espalda puede ser un síntoma de otra enfermedad más grave.

Síntomas habituales del dolor de espalda

Es importante identificar los síntomas del dolor de espalda para poder determinar si es necesario consultar a un médico. Algunos síntomas comunes incluyen:

  • Dolor localizado en una zona concreta de la espalda o generalizado por toda la espalda.
  • Irradiación del dolor a otras partes del cuerpo como los glúteos, las piernas o el abdomen.
  • Empeoramiento del dolor al realizar ciertas actividades o adoptar ciertas posturas.
  • Mayor rigidez o molestia al levantarse, que mejora con el movimiento.

Cuándo preocuparse por el dolor de espalda

Aunque en la mayoría de los casos el dolor de espalda desaparece en unos pocos días o semanas, hay ciertos síntomas que pueden indicar la presencia de una enfermedad más grave. Es importante acudir al médico si:

  • El dolor persiste durante más de tres meses.
  • El dolor está acompañado de hormigueo o entumecimiento en la zona.
  • El dolor no mejora con la toma de medicamentos.
  • El dolor se produce después de una caída o lesión.
  • El dolor está acompañado de problemas para orinar, debilidad, pérdida de peso o fiebre.

Tres enfermedades graves que causan dolor de espalda

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS), hay tres enfermedades graves que pueden causar dolor de espalda:

  1. Cálculos o piedras en el riñón: Si el dolor de espalda está acompañado de dificultad para orinar, puede ser indicativo de la presencia de cálculos o piedras en el riñón, así como de una infección en los riñones o de orina.

  2. Fracturas o hernias de disco: Si el dolor de espalda se produce después de una caída o lesión, es importante verificar si hay fracturas en los huesos o si una hernia de disco preexistente se ha desplazado.

  3. Tumores: Un dolor de espalda acompañado de debilidad o entumecimiento en las extremidades, especialmente si se vincula a una pérdida de peso inesperada, puede ser indicativo de la presencia de un tumor.

En conclusión, el dolor de espalda puede ser más que una simple molestia. Si experimentas síntomas persistentes o preocupantes, es importante acudir a un médico para descartar cualquier enfermedad subyacente. No ignores tu dolor de espalda, ¡descubre las causas ocultas y toma acción hoy mismo!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *