Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El cáncer de cuello uterino es un tipo de cáncer que afecta los órganos reproductivos de las mujeres. Es una enfermedad silenciosa, ya que los síntomas son difíciles de notar. Sin embargo, existen exámenes que pueden detectar células anormales antes de que se vuelvan cancerosas.

¡No esperes a que sea demasiado tarde!

La mejor manera de prevenir el cáncer de cuello uterino es mediante chequeos ginecológicos regulares. Estos exámenes son fundamentales para detectar cambios celulares anormales a tiempo y tratarlos antes de que se conviertan en cáncer.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de cuello uterino?

En la mayoría de los casos, las personas con un tipo de papiloma humano de alto riesgo, que puede causar cáncer de cuello uterino, no presentan síntomas hasta que la enfermedad está en una etapa avanzada. Por eso es tan importante realizar chequeos ginecológicos regularmente.

Algunas señales tempranas del cáncer de cuello uterino incluyen:

  • Sangrado, manchado o flujo vaginal anormales
  • Periodos más abundantes de lo normal
  • Sangrado después del sexo

¡No ignores las señales!

Si el cáncer de cuello uterino avanza, pueden aparecer síntomas más graves, como dolor en la zona pélvica, problemas para orinar e inflamación en las piernas. Además, si el cáncer se ha extendido a órganos cercanos, puede afectar su funcionamiento. Por ejemplo, un tumor podría presionar la vejiga y provocar una mayor frecuencia de micción.

Es importante tener en cuenta que algunos de estos síntomas también pueden ser causados por otras condiciones, como infecciones por hongos vaginales. Si experimentas alguno de estos síntomas, es fundamental consultar con tu médico o enfermero/a, o acudir al centro de salud más cercano, para determinar la causa.

¿Cómo se realiza el examen del cáncer de cuello uterino?

El examen del cáncer de cuello uterino se utiliza para detectar infecciones o células anormales en el cuello uterino que pueden causar cáncer. Existen dos tipos de exámenes de detección: la prueba de Papanicolaou y la prueba del papiloma humano.

La prueba de Papanicolaou, también conocida como Pap, puede detectar células anormales causadas por el papiloma humano, permitiendo un seguimiento y tratamiento temprano antes de que se conviertan en algo más grave. Por otro lado, la prueba del papiloma humano se utiliza para detectar los tipos de virus de alto riesgo que pueden causar cáncer de los órganos reproductivos.

La frecuencia de estos exámenes depende de cada caso en particular, pero en general, se recomienda realizarlos cada 5 años. Tu médico o enfermero/a te indicará la periodicidad adecuada para ti.

¿Qué sucede si los resultados son anormales?

Si los resultados de tu prueba de Papanicolaou o del examen del papiloma humano son anormales, es posible que te indiquen realizar más pruebas o tratamientos. Una de estas pruebas es la colposcopia, en la cual se utiliza un aparato para examinar de cerca el cuello uterino y determinar si hay células precancerosas.

En caso de realizar una colposcopia, es probable que también te realicen una biopsia, que consiste en tomar una pequeña muestra de tejido del cuello uterino para analizarla en un laboratorio y determinar si hay señales de cáncer de cuello uterino.

Recuerda que la detección temprana es fundamental para un tratamiento exitoso. No ignores los exámenes de detección y acude a tu médico regularmente para prevenir el cáncer de cuello uterino. ¡Tu salud es lo más importante!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *