Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como lumbago o dolor lumbar, es una afección muy común en nuestra sociedad actual. Se caracteriza por la aparición de dolor en la zona de las vértebras lumbares, que son las encargadas de soportar toda la carga de nuestra columna. Este dolor puede ser explosivo, apareciendo de repente al levantar peso o realizar movimientos bruscos, o puede ser constante y aumentar al agacharse, levantarse o hacer movimientos laterales.

Es importante diferenciar entre lumbago y ciática, ya que aunque ambos están relacionados con el dolor lumbar, tienen características diferentes. La ciática se refiere a un dolor que recorre desde la parte inferior de la espalda hasta el pie, siguiendo el recorrido del nervio ciático. Por otro lado, el dolor lumbar se localiza específicamente en la zona de las lumbares. Aunque pueden tener causas similares o presentarse al mismo tiempo, son dolores distintos en sí.

Causas de la lumbalgia

Existen numerosas causas que pueden dar lugar al dolor lumbar. Las más frecuentes están relacionadas con problemas musculares, como los espasmos musculares en los músculos multífidos, que son los responsables de mantener la columna estable. Estos espasmos suelen ser causados por malas posturas continuadas.

Otra causa muscular común es la afectación del cuadrado lumbar, un músculo que puede sufrir espasmos y contracciones, provocando una inclinación hacia adelante o lateral en el paciente. También es frecuente encontrar el músculo piramidal de la pelvis afectado, lo cual puede generar pinchazos y dolor de ciática.

Además de las causas musculares, la lumbalgia puede ser provocada por problemas en los discos de la columna, como una hernia de disco o una protusión discal. También puede estar relacionada con la aparición de artrosis lumbar o discartrosis, que es el desgaste de las articulaciones de las vértebras.

Diagnóstico y tratamiento de la lumbalgia

Para diagnosticar la lumbalgia, se pueden realizar diferentes pruebas de imagen, como radiografías, TAC, resonancia magnética o ecografía. Sin embargo, estas pruebas no siempre son concluyentes, ya que la lumbalgia suele tener una combinación de causas.

Es importante tratar a cada persona de manera individualizada, investigando la causa de fondo del dolor lumbar. En algunos casos, el problema puede estar relacionado con trastornos digestivos, como el colon irritable o el estreñimiento. Estos problemas pueden generar dolor lumbar, aunque el paciente no lo asocie directamente.

El tratamiento de la lumbalgia puede incluir diferentes técnicas, como la tracción vertebral con una camilla de flexión-distracción, que ayuda a descomprimir la columna y aliviar el dolor. También se pueden aplicar tratamientos manuales y láser de alta potencia para reducir la inflamación en casos de hernia de disco. Además, el control motor mediante ejercicios específicos puede ayudar a fortalecer la musculatura lumbar y corregir problemas posturales.

En definitiva, la lumbalgia es una afección muy común en nuestra sociedad actual, principalmente debido a las malas posturas y al sedentarismo. Es importante prevenir y tratar esta afección de manera adecuada, para evitar que el dolor lumbar se convierta en un problema crónico y limitante en nuestra vida diaria. ¡No esperes a que el dolor aparezca, toma medidas ahora y cuida de tu espalda!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *