Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, o dolor en la parte baja de la espalda, es una condición muy común que afecta a muchas personas en todo el mundo. La causa más frecuente de este dolor son los problemas mecánicos y las lesiones de los tejidos blandos. Estas lesiones pueden incluir daños en los discos intervertebrales, compresión de las raíces nerviosas y movimiento incorrecto de las articulaciones de la columna vertebral.

Esguinces musculares y distensiones de ligamentos: los culpables más comunes

La causa más frecuente de lumbalgia es la rotura o distensión de un músculo o ligamento. Estas lesiones pueden ocurrir de forma repentina, como levantar un objeto pesado de manera incorrecta o torcer la columna vertebral, o pueden desarrollarse lentamente con el tiempo debido a movimientos repetitivos. Los esguinces ocurren cuando un músculo se estira demasiado y se desgarra, mientras que las distensiones ocurren cuando el estiramiento excesivo y el desgarro afectan a los ligamentos que conectan los huesos entre sí.

El dolor lumbar crónico y sus causas

El dolor lumbar se considera crónico cuando dura más de tres meses y supera el proceso de curación natural del organismo. En estos casos, el dolor crónico en la zona lumbar suele estar relacionado con un problema discal, un problema articular o una raíz nerviosa irritada. Algunas de las causas más comunes de dolor lumbar crónico incluyen:

Hernia discal lumbar: una causa común de dolor y entumecimiento

La compresión del nervio por una hernia discal puede causar dolor y entumecimiento en la espalda. Cuando el centro gelatinoso de un disco lumbar atraviesa la capa externa y irrita una raíz nerviosa cercana, se produce una hernia discal. Esta hernia contiene proteínas que causan inflamación y dolor en la raíz nerviosa. Además, un desgarro en la pared del disco también puede causar dolor intenso.

Enfermedad degenerativa del disco: el desgaste gradual de los discos intervertebrales

Con el paso del tiempo, los discos intervertebrales pueden degenerar y causar una hernia discal dolorosa. Al envejecer, los discos pierden hidratación y se desgastan, lo que los hace menos capaces de resistir las fuerzas y más propensos a desarrollar desgarros y hernias. Además, el colapso del disco puede contribuir a la estenosis espinal.

Disfunción de la articulación facetaria: el dolor de las articulaciones de la columna lumbar

Las articulaciones facetarias, ubicadas detrás de cada disco en la columna lumbar, pueden ser dolorosas por sí mismas o en conjunto con el dolor discal. Estas articulaciones tienen cartílago entre los huesos y están rodeadas por un ligamento capsular que está abundantemente inervado por nervios.

Estenosis espinal: el estrechamiento del canal espinal

La estenosis espinal ocurre cuando el canal espinal, donde se encuentran las raíces nerviosas, se estrecha y comprime los nervios. Este estrechamiento puede ser central o foraminal, y puede ser causado por un solo nivel o varios niveles de la columna lumbar. La estenosis espinal puede causar dolor debido a la compresión de los nervios.

Espondilolistesis: una vértebra que se desliza sobre la adyacente

La espondilolistesis puede causar inestabilidad espinal y posible compresión de los nervios. Esta condición ocurre cuando una vértebra se desliza sobre la adyacente. Existen diferentes tipos de espondilolistesis, pero los más comunes son los secundarios a un defecto o fractura de las pars o a la inestabilidad mecánica de las articulaciones facetarias.

Artrosis vertebral: el desgaste de las articulaciones facetarias

La osteoartritis, asociada comúnmente con el envejecimiento, puede desarrollarse debido al desgaste gradual de las articulaciones facetarias. Esta condición resulta del desgaste del disco y de las articulaciones facetarias, y puede causar dolor, inflamación, inestabilidad y estenosis en diferentes grados.

Deformidad: la curvatura anormal de la columna vertebral

La escoliosis y la cifosis son ejemplos de deformidades que pueden provocar dolor lumbar. Estas curvaturas anormales de la columna vertebral pueden causar espasmos musculares y ruptura de los discos, articulaciones facetarias, articulaciones sacroilíacas o estenosis.

Otras causas menos frecuentes de lumbalgia

Aunque menos comunes, el dolor lumbar también puede ser causado por otras condiciones, como infecciones de la columna vertebral, tumores espinales metastásicos o enfermedades autoinmunes. Estas condiciones requieren atención médica y tratamiento adecuado.

En conclusión, la lumbalgia puede tener diversas causas, desde problemas mecánicos y lesiones de los tejidos blandos hasta afecciones más graves como hernias discales, enfermedad degenerativa del disco, disfunción de las articulaciones facetarias y estenosis espinal. Es importante obtener un diagnóstico clínico adecuado para determinar la causa subyacente del dolor y encontrar el tratamiento óptimo para aliviar el malestar. ¡No ignores el dolor lumbar y busca atención médica para recuperar tu calidad de vida!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *