Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Los analgésicos son los medicamentos más consumidos en todo el mundo. Cuando sufrimos dolor, recurrimos a ellos para aliviar nuestras molestias y poder llevar una vida más cómoda. Pero, ¿sabías que no todos los analgésicos son iguales?

Cuatro tipos principales

Existen cuatro tipos principales de analgésicos que podemos encontrar en las farmacias y consumir según nuestras necesidades. Cada uno de ellos tiene ventajas, inconvenientes, indicaciones y dosis máximas específicas.

Paracetamol: el alivio del dolor

El paracetamol es el analgésico ideal para el alivio del dolor leve, como el dolor de espalda, dolor de muelas o dolor de cabeza. Además, reduce la temperatura y la inflamación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en dosis altas puede ser peligrosamente tóxico para el hígado.

Dosificación: Para adultos, se recomienda tomar de 500 mg a 1 g cada cuatro a seis horas, con un máximo de ocho pastillas de 500 mg en 24 horas. Si el dolor es intenso, se puede alternar el paracetamol con ibuprofeno cada cuatro horas.

Aspirina: el poder contra el dolor

La aspirina es el analgésico ideal para dolores de cabeza inducidos por el estrés, dolor de muelas o síntomas de gripe. Además, reduce la temperatura y alivia el dolor en las articulaciones. Sin embargo, es importante tener en cuenta que puede irritar el revestimiento del estómago, causando úlceras estomacales y sangrado.

Dosificación: Se recomienda tomar de una a tres pastillas de 300 mg cada cuatro a seis horas durante un período de 24 horas.

Codeína: el alivio para el dolor intenso

La codeína es el analgésico ideal para el dolor muscular intenso después de una lesión o extracción dental. También es útil para el dolor menstrual, ya que ayuda a relajar los músculos abdominales que pueden causar cólicos menstruales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que puede causar movimientos intestinales lentos, estreñimiento, mareos y somnolencia. Además, es altamente adictiva y puede desarrollar tolerancia, haciéndola menos efectiva.

Dosificación: Se recomienda tomar pastillas de 8 mg no más de cuatro veces en 24 horas. Los médicos de cabecera pueden prescribir dosis más altas.

Ibuprofeno: el combate contra el dolor inflamatorio

El ibuprofeno es el analgésico ideal para el dolor inflamatorio y el dolor crónico asociado con enfermedades como la artritis reumatoide, migraña y osteoartritis. Sin embargo, es importante tener en cuenta que puede irritar el revestimiento del estómago, causando indigestión y náuseas. A largo plazo, puede provocar úlceras gástricas, daño renal y hepático, así como presión arterial elevada.

Dosificación: La dosis máxima recomendada es de 1.200 mg en 24 horas.

Beneficios adicionales de los analgésicos

Además de aliviar el dolor, algunos analgésicos tienen beneficios adicionales. Por ejemplo, la aspirina en dosis bajas diarias de 75 mg puede diluir la sangre y ayudar a prevenir los coágulos que pueden causar derrames cerebrales y ataques cardíacos. Además, se ha descubierto que reduce las posibilidades de desarrollar cáncer de mama en un 28% y puede reducir el riesgo de cáncer de próstata, colon y pulmón. También puede retrasar la aparición del Alzheimer y estabilizar la diabetes.

En resumen, cada analgésico tiene sus propias indicaciones y dosis máximas, así como sus beneficios y efectos secundarios. Es importante consultar a un médico o farmacéutico antes de consumir cualquier analgésico, para asegurarnos de que estamos tomando el adecuado para nuestro caso específico. ¡No sufras más, encuentra el analgésico perfecto para ti y disfruta de una vida libre de dolor!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *