Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia, también conocida como lumbago, es un dolor que se localiza en la zona baja de la espalda, entre las últimas costillas y la zona glútea. Según las estadísticas, se estima que el 85% de la población va a sufrir este tipo de dolor en algún momento de su vida. Es un problema muy común y puede ser tanto agudo como crónico, dependiendo de su duración.

¿Qué causa la lumbalgia?

Existen diferentes causas para la lumbalgia, las cuales se pueden clasificar en causas de origen mecánico y de origen inflamatorio.

Causas de origen mecánico: Son las más frecuentes y se basan en alteraciones de la mecánica y estática de las estructuras que forman la columna lumbar, como los músculos, ligamentos y discos.

Causas de origen inflamatorio: Estas causas están relacionadas con enfermedades que producen una inflamación de las estructuras que forman la columna vertebral, como la espondilitis anquilosante, infecciones y tumores.

Además, el sedentarismo, la falta de actividad física, las malas posturas y la obesidad también pueden desencadenar y agravar el dolor lumbar.

Síntomas y diagnóstico de la lumbalgia

Los síntomas de la lumbalgia varían dependiendo de su origen. En el caso de la lumbalgia mecánica, el dolor empeora al estar mucho tiempo de pie estático o al mantener posturas incorrectas durante mucho tiempo. Sin embargo, al tumbarse en la cama o sentarse, el dolor mejora o incluso desaparece.

En cambio, el dolor lumbar inflamatorio suele aparecer por la noche y la actividad diaria mejora o hace desaparecer el dolor.

En el caso de la lumbociática, se produce un dolor agudo en la parte posterior o lateral del muslo y la pierna, acompañado de sensación de hormigueo y, a veces, falta de fuerza.

El diagnóstico de la lumbalgia se realiza mediante la evaluación de los síntomas y la exploración física. En algunos casos, puede ser necesario realizar pruebas radiológicas, como radiografías o resonancias magnéticas.

Tratamiento de la lumbalgia

El tratamiento fisioterapéutico de la lumbalgia tiene como objetivo principal reducir el dolor y mejorar la movilidad de la zona afectada. Para ello, se utilizan técnicas manuales, como el tratamiento de puntos gatillo, técnicas miofasciales, estiramientos y manipulaciones vertebrales.

Además, en Fisiofine Guadalajara se utiliza la diatermia con la última tecnología Indiba Activ® para acelerar la recuperación y obtener resultados más efectivos.

También es importante realizar ejercicios enfocados en ganar flexibilidad y tono muscular en la zona lumbar, ya que esto no solo mejora los síntomas, sino que también previene futuras recaídas. En este sentido, el Pilates ha demostrado ser una actividad muy beneficiosa.

En Fisiofine Guadalajara contamos con un equipo de profesionales especializados en el tratamiento de la lumbalgia. Si estás sufriendo de este dolor tan molesto, no dudes en contactarnos y uno de nuestros expertos te asesorará para brindarte el tratamiento más rápido y efectivo.

¡No dejes que el dolor de espalda te limite, toma acción y recupera tu bienestar!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *