Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia es un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo. ¿Sabías que en 2020, 619 millones de personas sufrieron de lumbalgia? ¡Y se estima que para 2050, este número aumente a 843 millones! Esta condición se caracteriza por la presencia de dolor en la región lumbar, que puede ser agudo, subagudo o crónico. Pero, ¿qué es lo más impactante? ¡Es la principal causa de discapacidad en todo el mundo!

La lumbalgia puede afectar a personas de todas las edades, desde niños hasta personas mayores. De hecho, casi todas las personas experimentan lumbalgia al menos una vez en su vida. Sin embargo, la prevalencia de esta condición aumenta con la edad, alcanzando su punto máximo entre los 50 y 55 años. Además, las mujeres son más propensas a padecer lumbalgia que los hombres.

La lumbalgia inespecífica: el tipo más común

La lumbalgia inespecífica es el tipo más común de lumbalgia, representando aproximadamente el 90% de los casos. En este tipo de lumbalgia, no se puede identificar una causa específica para el dolor. Por otro lado, la lumbalgia específica se produce cuando el dolor está asociado a una enfermedad subyacente o a un problema estructural en la columna vertebral.

La importancia de la rehabilitación

La rehabilitación juega un papel fundamental en el manejo de la lumbalgia. Es fundamental para tranquilizar a las personas, ayudarles a comprender su dolor y retomar las actividades que disfrutan. Además, la rehabilitación busca mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de las personas con lumbalgia. En algunos casos, puede ser necesario recurrir a atención especializada para abordar la lumbalgia específica.

La carga económica y social de la lumbalgia

La lumbalgia no solo afecta la calidad de vida de las personas, sino que también tiene un impacto económico significativo. Es una de las principales causas de pérdida de trabajo y restricción de la participación en actividades laborales y sociales. Por lo tanto, representa una carga económica para las personas y la sociedad en general.

Prevención y cuidado personal

Para prevenir la lumbalgia inespecífica y reducir los síntomas, es importante adoptar medidas de autocuidado. Esto incluye realizar actividad física regularmente, mantener un peso saludable, dejar de fumar, dormir bien y participar en actividades sociales y laborales. Además, es importante realizar adaptaciones ergonómicas en el lugar de trabajo para evitar lesiones y tensiones en la columna vertebral.

La respuesta de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está tomando medidas para ampliar el acceso a la atención de las personas con lumbalgia. A través de la Iniciativa de Rehabilitación 2030 y la Década del Envejecimiento Saludable, la OMS busca promover un envejecimiento saludable y mejorar la atención a las personas mayores. Además, se están desarrollando recomendaciones basadas en evidencia para el tratamiento de la lumbalgia crónica en entornos de atención primaria y comunitaria.

En resumen, la lumbalgia es una condición común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Es la principal causa de discapacidad y tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas. Sin embargo, con la atención adecuada, la rehabilitación y el autocuidado, es posible controlar y manejar los síntomas de la lumbalgia. ¡No dejes que el dolor lumbar te detenga, busca ayuda y recupera tu bienestar!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *