Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La espalda es una parte fundamental de nuestro cuerpo, ya que nos permite realizar una gran variedad de movimientos. Sin embargo, los dolores de espalda son muy comunes y afectan a una gran parte de la población adulta. De hecho, entre el 70% y el 85% de los adultos sufren de dolor de espalda en algún momento de su vida.

La compleja anatomía de la espalda

La espalda está compuesta por una estructura compleja de huesos, ligamentos, tendones y músculos. Está diseñada para ser fuerte y proteger las zonas sensibles, además de ser la encargada de mantener estable nuestro centro de gravedad.

Los músculos de la espalda: clave para mantenernos en equilibrio

Los músculos de la espalda son fundamentales para mantener nuestro equilibrio y coordinar los movimientos de nuestro cuerpo. Sin una musculatura fuerte en la espalda, no podríamos mantener nuestro centro de gravedad y compensar los movimientos del resto del cuerpo.

Las vértebras: la columna vertebral

La columna vertebral está compuesta por 33 vértebras que actúan como la estructura ósea de nuestra espalda. Estas vértebras protegen la médula espinal y son fundamentales para mantener la estabilidad de nuestro cuerpo.

Los dolores de espalda más frecuentes

Existen diferentes causas de los dolores de espalda, desde esfuerzos y tensiones hasta lesiones o problemas estructurales. Algunos de los dolores más frecuentes son los provocados por la tensión en los músculos o ligamentos de la espalda, los espasmos musculares o las lesiones musculares.

Causas más estructurales del dolor de espalda

Además de las causas mencionadas anteriormente, existen otras causas más estructurales del dolor de espalda, como la rotura de discos, la hernia de disco, la ciática, la curvatura anormal de la columna o la osteoporosis.

Dolor de espalda en diferentes zonas

El dolor de espalda puede manifestarse en diferentes zonas, como la espalda media, la espalda alta y el pecho. Cada zona puede tener causas específicas y requiere un tratamiento adecuado.

Actividades cotidianas y dolor de espalda

Muchas veces, el dolor de espalda está relacionado con actividades cotidianas y repetitivas, como estornudar, estirarse demasiado, levantar objetos pesados o mantener una mala postura. Estas actividades pueden generar dolores recurrentes en la espalda.

Ejercicios para fortalecer la espalda

Para prevenir el dolor de espalda y fortalecer los músculos de esta zona, es importante realizar ejercicios específicos. Algunos ejercicios recomendados incluyen estiramientos de rodilla al pecho, estiramientos rotativos de la parte baja de la espalda, medio puente, estiramiento del gato-vaca y compresión de omóplatos.

Aliviar el dolor de espalda

Si ya experimentas dolor de espalda, es fundamental consultar con un profesional sanitario. Sin embargo, existen algunas medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas, como aplicar frío o calor en la zona, acudir a un fisioterapeuta, utilizar una manta eléctrica o tomar analgésicos bajo la indicación de un profesional sanitario.

¡No dejes que el dolor de espalda te limite! Sigue estos consejos y disfruta de una espalda fuerte y sin molestias. Recuerda que es importante cuidar nuestra espalda, ya que es la base de nuestro cuerpo y nos permite realizar todos los movimientos que amamos.

Artículos recomendados

Deja un comentario