Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La enfermedad isquémica del corazón es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Se caracteriza por el estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos debido a la acumulación de placa grasosa en las paredes arteriales. Esta condición, conocida como aterosclerosis, puede obstaculizar el flujo sanguíneo hacia los órganos y tejidos, lo que puede desencadenar un ataque al corazón, dolor en el pecho (angina) o incluso un derrame cerebral.

Factores de riesgo y prevención

Alimentación saludable: clave para un corazón fuerte

Una alimentación poco saludable, caracterizada por un bajo consumo de frutas y verduras, y un consumo elevado de sal, azúcares y grasas, aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La obesidad y el sobrepeso también son factores de riesgo asociados a una mala alimentación. Por tanto, es fundamental adoptar una dieta equilibrada y rica en nutrientes para mantener el corazón sano.

La importancia de la actividad física

La inactividad física es otro factor de riesgo clave para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes. Las personas que no realizan suficiente actividad física tienen entre un 20% y un 30% más de probabilidades de morir prematuramente. Por ello, es fundamental incorporar ejercicio regularmente en nuestra rutina diaria para fortalecer el corazón y prevenir enfermedades.

El tabaco: un enemigo silencioso

La exposición al tabaco es responsable del 10% de todas las muertes ocasionadas por enfermedades cardiovasculares. Dejar de fumar es una de las mejores decisiones que podemos tomar para proteger nuestro corazón y mejorar nuestra salud en general.

Síntomas y factores de riesgo

Los síntomas de la enfermedad cardiovascular pueden variar entre hombres y mujeres, y pueden incluir dolor en el pecho (angina de pecho), falta de aire, dolor, entumecimiento, debilidad o frío en las extremidades si los vasos sanguíneos se estrechan en esas áreas del cuerpo. Además, factores como la edad, el sexo, los antecedentes familiares, el tabaquismo, la mala alimentación, la falta de actividad física, el consumo de alcohol, la hipertensión, la diabetes y la obesidad aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

¡Actúa ahora y protege tu corazón!

La buena noticia es que muchas formas de enfermedades del corazón pueden prevenirse o tratarse con un estilo de vida saludable. Es fundamental adoptar hábitos alimenticios saludables, realizar ejercicio regularmente, dejar de fumar y controlar los factores de riesgo como la hipertensión y la diabetes. Además, es importante estar atentos a los síntomas y acudir al médico regularmente para un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado.

En la Región de las Américas, la OPS lidera la iniciativa HEARTS en las Américas, que busca promover las mejores prácticas en la prevención y control de enfermedades cardiovasculares. Esta iniciativa trabaja en conjunto con los Ministerios de Salud y otros actores locales para mejorar la atención primaria de salud y reducir la carga de enfermedades cardiovasculares en la región.

¡No esperes más! Cuida de tu corazón y vive una vida saludable. Recuerda que la prevención es la clave para mantenerlo fuerte y protegido.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *