Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La cervicalgia, también conocida como dolor de cuello, es una dolencia que afecta a una gran parte de la población. Según los últimos datos epidemiológicos internacionales, hasta un 70% de las personas han experimentado cervicalgia al menos una vez en su vida. Además, se estima que el 45% de la población ha sufrido dolor de cuello en los últimos 6 meses. Estas cifras son alarmantes y demuestran la necesidad de ampliar la información sobre esta patología.

¿Qué es la cervicalgia y qué la causa?

La cervicalgia es el dolor que afecta a la nuca y las vértebras cervicales, pudiendo extenderse al cuello, la cabeza o las extremidades superiores. Este dolor puede ser provocado por malas posturas, movimientos bruscos o traumatismos. Las lesiones en las partes blandas, como músculos, ligamentos, discos y nervios, son las causas más comunes de la cervicalgia. También pueden influir factores como la malaoclusión mandibular, alteraciones de la visión, estrés o enfermedades inflamatorias.

Síntomas y consecuencias de la cervicalgia

Los síntomas de la cervicalgia pueden variar, pero los más comunes incluyen rigidez en el cuello y dolor al moverlo. Además, esta dolencia puede desencadenar otros síntomas como dolor de cabeza, náuseas, cansancio, trastornos visuales, fiebre, vértigo, pitidos en los oídos y hormigueo en los hombros y manos. En casos más graves, puede haber disfunción neurológica.

Tratamiento y prevención de la cervicalgia

El tratamiento de la cervicalgia puede incluir terapia manual realizada por un fisioterapeuta, analgésicos y ejercicios de fortalecimiento cervical. En casos crónicos, se pueden considerar opciones como la fisioterapia, osteopatía o tratamientos rehabilitadores. Es importante mantener una buena postura, evitar cargar peso excesivo y realizar ejercicios adecuados para prevenir la cervicalgia. Además, aplicar calor, realizar estiramientos suaves y evitar movimientos dolorosos pueden ayudar a aliviar el dolor asociado.

Consulta a un especialista y cuida tu calidad de vida

Si estás sufriendo de cervicalgia, es recomendable consultar a un especialista para recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. Un médico general puede manejar casos leves a moderados, pero en casos crónicos o severos, puede ser necesario consultar a un neurólogo, ortopedista o fisioterapeuta. Además, es importante recordar que cada persona es única y puede responder de manera diferente al tratamiento, por lo que es fundamental seguir las indicaciones de un profesional médico.

En conclusión, la cervicalgia es una dolencia común pero tratable que afecta a una gran parte de la población. Con los cuidados adecuados y el tratamiento oportuno, es posible aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. No permitas que el dolor de cuello limite tus actividades diarias, ¡toma medidas hoy mismo y dile adiós a la cervicalgia!

Artículos recomendados

Deja un comentario