Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

¿Alguna vez has sentido un dolor intenso en la espalda que te deja clavado en el sitio? ¿Has visto las estrellas y te has sentido incapaz de moverte? Si has experimentado esta situación, es muy probable que hayas sufrido un episodio de lumbalgia. Este dolor repentino en la zona baja de la espalda puede aparecer sin previo aviso, incluso durante actividades cotidianas como sentarse, levantarse, agacharse o hacer deporte.

Lumbalgia aguda vs. lumbalgia crónica

Si es la primera vez que sufres un ataque de lumbalgia, tienes menos de 35 años y el dolor se ha producido después de un esfuerzo puntual, es probable que estés experimentando una lumbalgia aguda. Este tipo de lumbalgia suele desaparecer en menos de dos semanas. Por otro lado, la lumbalgia crónica es aquella que se prolonga en el tiempo más allá de 3 meses o que se repite de forma intermitente durante periodos prolongados.

Causas de la lumbalgia

Los problemas lumbares están en aumento en la población española debido a malas posturas tanto en el trabajo como durante el descanso, así como al sedentarismo que debilita nuestro sistema músculo-esquelético. Contrariamente a lo que se piensa, se estima que alrededor del 85% de la población sufrirá lumbalgia en algún momento de su vida. Las causas de la lumbalgia pueden variar dependiendo de la edad. En personas jóvenes, las causas más comunes son los pinzamientos o hernias discales, distensiones musculares, sobreesfuerzos o ciática. En la madurez, las causas suelen ser la degeneración del cartílago de la columna, la compresión de los nervios, la menopausia y la osteoporosis, así como enfermedades degenerativas como la artrosis.

Consejos para tratar un episodio agudo de lumbalgia

Si tú o alguien cercano está sufriendo un episodio de lumbago, aquí tienes algunas recomendaciones para aliviar el dolor:

  1. Acudir al fisioterapeuta: Es importante que un profesional sanitario valore el episodio para iniciar el tratamiento adecuado.
  2. Reposo inicial: Aunque un breve reposo puede ser recomendable, se ha demostrado que es mejor retomar la actividad física de forma progresiva para recuperar las funciones motoras y disminuir el dolor.
  3. Aplicación de calor: Bajo recomendación profesional, el calor moderado puede ayudar a aliviar el dolor crónico.
  4. Evitar medicamentos: Los medicamentos deben usarse con prescripción médica y no deben ser el único tratamiento. Es importante tratar la causa del dolor.
  5. Reducir el estrés: El ejercicio físico y técnicas de relajación pueden ayudar a disminuir las tensiones que aumentan la posibilidad de sufrir lesiones.

Conclusión

La lumbalgia es un problema común que afecta a muchas personas. Sin embargo, con los consejos adecuados y el tratamiento adecuado, es posible aliviar el dolor y prevenir futuros episodios. No dejes que el dolor de espalda te detenga, ¡toma acción y recupera tu bienestar! Si necesitas ayuda, en Fisioterapia Derio somos expertos en el tratamiento de lesiones relacionadas con el dolor de espalda. ¡Pide cita ahora y di adiós al dolor de espalda!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *