Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El esguince cervical es una lesión común que puede causar dolor en el cuello y limitar la movilidad. En este artículo, te proporcionaremos información detallada sobre esta lesión, desde su diagnóstico hasta su tratamiento y prevención.

¿Qué es el esguince cervical?

El esguince cervical es un desgarro en los ligamentos que unen las vértebras cervicales. Aunque es difícil confirmar el desgarro específico de un ligamento como causa del dolor, el término "esguince cervical" se utiliza comúnmente como sinónimo de "latigazo cervical". Esta lesión ocurre cuando el cuello sufre una flexión y extensión brusca y excesiva, generalmente causada por un accidente automovilístico.

Síntomas del esguince cervical

Los síntomas más comunes del esguince cervical incluyen dolor en el cuello, rigidez muscular, dolor al mover el cuello y dolor de cabeza. Además, pueden presentarse síntomas como dolor irradiado hacia los brazos, sensación de inestabilidad o mareos.

Lesiones asociadas al esguince cervical

El esguince cervical puede dar lugar a diferentes manifestaciones clínicas, como radiculitis cervical (dolor irradiado hacia la mandíbula, hombros y extremidades superiores), contusiones cerebrales (confusión, desorientación y cefalea persistente), hernias de disco cervicales (dolor cervical con espasmo muscular y limitación de movimientos) y manifestaciones psiconeuróticas (conducta ansiosa y tensión muscular progresiva).

Diagnóstico y tratamiento del esguince cervical

El diagnóstico del esguince cervical se realiza mediante la historia clínica y la exploración física. No se requieren estudios radiológicos en la mayoría de los casos, aunque en algunos casos se puede realizar una radiografía simple o una resonancia magnética para detectar lesiones asociadas. El tratamiento del esguince cervical puede incluir el uso de ortesis para reducir la movilidad cervical, reposo, medicamentos para reducir la inflamación y el dolor, movilización y ejercicios terapéuticos.

Prevención del esguince cervical

Para prevenir el esguince cervical, se recomienda ajustar el reposacabezas del asiento del automóvil a la altura de la cabeza y mantener una distancia horizontal de unos 8 cm con el cráneo. Además, es importante realizar ejercicios de fortalecimiento de la columna cervical y mantener una buena postura al conducir.

¡No dejes que el esguince cervical te detenga! Conoce sus síntomas, diagnóstico, tratamiento y prevención para mantener tu cuello sano y sin dolor. Recuerda siempre consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *