Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El Instituto de Biomedicina (IBIOMED) de la ULE ha participado en dos estudios científicos de la Red Española de Investigadores de Dolencias de Espalda (REIDE) que han sido refrendados por las prestigiosas revistas internacionales European Journal of Pain y Clinical Journal of Pain. Estos estudios han revelado que la calidad del sueño puede influir en la evolución del dolor cervical, mientras que la intensidad del dolor no predice la calidad del sueño. Además, se ha demostrado que una baja calidad de sueño no indica el curso del dolor lumbar.

El dolor de espalda, una de las principales causas de incapacidad en el mundo

Según un estudio publicado en The Lancet, el dolor lumbar es la principal causa de incapacidad en el mundo, mientras que el dolor cervical ocupa el cuarto lugar. Estudios previos ya habían detectado que los problemas de sueño eran más frecuentes entre las personas que padecían dolor de cuello o espalda. Sin embargo, existía la incertidumbre sobre si el dolor afectaba al sueño o si el sueño empeoraba el dolor. También se planteaba la posibilidad de que otros factores, como la depresión, influyeran tanto en el dolor como en la dificultad para dormir.

883 pacientes, 33 centros sanitarios y 12 comunidades autónomas

Para analizar la relación entre la calidad del sueño, el dolor cervical y lumbar, y la incapacidad que causan, un equipo multidisciplinar de 30 investigadores de REIDE, dirigido por Francisco Kovacs, decidió iniciar una línea de investigación en 2009. Se seleccionó una muestra representativa de 883 pacientes con dolor subagudo o crónico, atendidos por fisioterapeutas, médicos de atención primaria y especialistas hospitalarios de más de 33 centros sanitarios de 12 Comunidades Autónomas. Se utilizaron métodos estadísticos para analizar la relación entre el dolor, la incapacidad y la calidad del sueño, ajustando por otras variables que podrían influir en ellas, como la edad, la depresión y otras enfermedades.

Resultados reveladores

Los resultados de estos estudios muestran que el 57% de los pacientes con dolor lumbar y el 62,7% de los que sufren dolor cervical tienen una mala calidad de sueño. Además, se ha demostrado que la calidad del sueño al inicio del estudio predice la evolución del dolor cervical en los tres meses siguientes, mientras que la intensidad del dolor no predice la calidad del sueño. Es decir, los pacientes con una mala calidad de sueño tienen un 191,1% más de probabilidad de que el dolor cervical no mejore, independientemente del tratamiento aplicado. Por otro lado, la calidad del sueño no predice la evolución del dolor lumbar.

Importancia de mejorar la calidad del sueño en pacientes con dolor cervical

Según Jesús Seco, investigador del Instituto de Biomedicina y coautor de los estudios, la calidad del sueño se puede evaluar fácilmente mediante un cuestionario validado y basado en la percepción del paciente. Esto permite identificar a los pacientes con dolor cervical que tienen una mala calidad de sueño y tratar ambos aspectos simultáneamente. Para Francisco Kovacs, director de REIDE, estos estudios demuestran que mejorar la calidad del sueño en pacientes con dolor cervical puede facilitar su curación y reducir el riesgo de que se convierta en crónico.

Conclusiones y recomendaciones

La calidad del sueño juega un papel importante en el dolor cervical, mientras que su influencia en el dolor lumbar es menor. Estos resultados destacan la importancia de abordar la calidad del sueño en el tratamiento de los pacientes con dolor cervical. Además, demuestran la necesidad de realizar estudios rigurosos y multidisciplinarios para mejorar el conocimiento y el tratamiento de las dolencias de espalda.

En resumen, dormir poco o mal puede empeorar el dolor de espalda, especialmente el dolor cervical. Por lo tanto, es fundamental prestar atención a la calidad del sueño en el tratamiento de estas dolencias. ¡No descuides tu descanso y cuida tu espalda!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *