Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El sistema cannabinoide endógeno es un sistema propio de nuestro organismo que desempeña diversas funciones relacionadas con el comportamiento, el aprendizaje, la gratificación, la ingesta de comida, el dolor y las emociones, entre otros.

Alteraciones producidas por el consumo de cannabis

Cuando se consume cannabis, se activa este sistema endógeno de forma externa y artificial, lo que provoca la alteración de muchas de las funciones que realiza. A dosis pequeñas, el efecto es placentero, pero a dosis altas puede generar cuadros de gran ansiedad.

Efectos inmediatos del consumo de cannabis

Inmediatamente después del consumo de cannabis, se experimenta lo que se conoce como "borrachera cannábica". Esto se manifiesta a través de síntomas como sequedad de boca, enrojecimiento ocular, taquicardia, descoordinación de movimientos, risa incontrolada, somnolencia y alteración de la memoria, la atención y la concentración.

Otros efectos tras el consumo

Además de los síntomas mencionados anteriormente, el consumo de cannabis puede producir los siguientes efectos:

  • Relajación y somnolencia.
  • Sensación de lentitud en el paso del tiempo.
  • Desinhibición y alegría desmedida.
  • Aumento del ritmo cardiaco y la tensión arterial.
  • Sequedad de boca.
  • Percepción distorsionada.
  • Empeoramiento del tiempo de reacción y de la atención.
  • Dificultades para pensar y solucionar problemas.
  • Dificultad de coordinación.

El papel del sistema cannabinoide en la memoria y la atención

El sistema cannabinoide desempeña un papel fundamental en el área de la memoria, haciendo que nos acordemos más de lo agradable que de lo desagradable. Esto ayuda a eliminar aquellos recuerdos que produjeron un impacto negativo en nuestras emociones. Sin embargo, cuando se sobreactiva por el consumo de cannabis, se dificulta recordar cualquier acontecimiento ocurrido.

Además, el sistema cannabinoide también controla la atención y la percepción, y está implicado en la regulación de la actividad motora. Por esta razón, el consumo de cannabis puede provocar una disminución del nivel de actividad y dificultad en la coordinación de movimientos.

Potencial terapéutico del cannabis

A pesar de los efectos mencionados, el cannabis ha sido objeto de numerosas investigaciones científicas que han demostrado su potencial terapéutico en ciertas condiciones. Existe evidencia científica para su uso terapéutico en el tratamiento de las náuseas y vómitos secundarios a la quimioterapia, la pérdida de apetito en pacientes con Sida y cáncer terminal, y el tratamiento del dolor neuropático en la esclerosis múltiple.

En conclusión, el consumo de cannabis activa el sistema cannabinoide endógeno de nuestro organismo, lo que produce una serie de efectos inmediatos en el cuerpo. Si bien puede tener aplicaciones terapéuticas, es importante tener en cuenta los posibles efectos negativos y consumirlo de manera responsable.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *