Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El lupus es una enfermedad que afecta a diferentes personas de diferentes maneras. La mayoría de las personas con lupus experimentan problemas en las articulaciones, los músculos o los huesos. Estos problemas pueden ser causados directamente por el lupus o como efectos secundarios de los tratamientos para esta enfermedad.

El lupus puede causar dolor e inflamación en las articulaciones, lo que resulta en problemas como artritis, tendinitis y síndrome del túnel carpiano. Estos problemas articulares relacionados con el lupus generalmente no causan daño a largo plazo. Es menos probable que la artritis lúpica cause daño permanente en las articulaciones que la artritis reumatoide.

  • Artritis: El lupus puede causar inflamación en las articulaciones, lo que provoca dolor, rigidez, sensibilidad, calor e hinchazón. Afecta con mayor frecuencia las articulaciones alejadas del centro del cuerpo, como los dedos de las manos, las muñecas, los codos, las rodillas, los tobillos y los dedos de los pies.

  • Tendinitis: La inflamación en los tendones puede causar dolor en articulaciones como los codos, los dedos y los hombros.

  • Laxitud de los tendones: Esta condición hace que los huesos se muevan fuera de posición, como por ejemplo, los dedos que se doblan hacia un lado en las articulaciones.

  • Síndrome del túnel carpiano: Se presenta cuando la inflamación ejerce presión sobre el nervio central de la muñeca, causando dolor, hormigueo e insensibilidad en la mano y los dedos.

El lupus y los músculos

El lupus a menudo causa molestias y dolores en los músculos, conocidos como mialgia. En casos menos frecuentes, puede causar inflamación en los músculos, llamada miositis, especialmente en las caderas, los muslos, los hombros y la parte superior de los brazos.

  • Miositis: La inflamación en los músculos puede provocar debilidad muscular, dificultando actividades como levantarse de una silla o levantar los brazos. Algunos medicamentos utilizados para tratar el lupus, como los esteroides, también pueden causar debilidad muscular.

El lupus y los huesos

Los pacientes con lupus tienen mayor riesgo de desarrollar osteoporosis, una enfermedad ósea que debilita los huesos y los hace más propensos a fracturarse. Otros problemas menos comunes incluyen la necrosis avascular (NAV), que puede ser grave, especialmente para aquellos que toman altas dosis de esteroides para tratar el lupus.

  • Osteoporosis: El lupus aumenta el riesgo de osteoporosis, especialmente en aquellos que toman esteroides como parte de su tratamiento. La falta de ejercicio debido al dolor y la fatiga causados por el lupus, así como la baja concentración de calcio o vitamina D en la sangre, también aumentan la probabilidad de desarrollar osteoporosis.

  • Necrosis avascular: Esta condición causa la muerte del tejido óseo debido a la falta de flujo sanguíneo, lo que debilita el hueso y puede provocar dolor, rigidez y pérdida de movimiento en las articulaciones afectadas.

Cómo proteger tus articulaciones, músculos y huesos

Aunque muchos problemas articulares, musculares y óseos requieren tratamiento médico, hacer cambios en el estilo de vida puede prevenir o aliviar algunos síntomas.

  • Protege tus articulaciones y músculos: Aunque pueda resultar difícil mantenerse activo con dolor muscular o articular, es importante mantener la actividad física para fortalecer los músculos y prevenir el empeoramiento del dolor en las articulaciones. Consulta con tu reumatólogo para crear un plan de actividad física adecuado para ti.

  • Protege tus huesos: Para reducir el riesgo de osteoporosis y necrosis avascular, se recomienda dejar de fumar, consumir alcohol con moderación, consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer ejercicio regularmente y realizarse pruebas de densidad ósea periódicamente.

Encuentra el plan de tratamiento adecuado

Debido a la variedad de problemas musculares, articulares y óseos que el lupus puede causar, existen diferentes medicamentos y tratamientos disponibles. Es importante consultar con un reumatólogo para encontrar el plan de tratamiento más adecuado para cada persona.

¡No dejes que el lupus controle tus articulaciones, músculos y huesos! Toma medidas para protegerlos y mantener una buena calidad de vida.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *