Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

Si sufres de problemas de columna como escoliosis, lumbalgias, hernias de disco u otros dolores de espalda, ¡no te preocupes más! El Método Pilates puede ser la solución que estás buscando. No solo es un deporte para ponerse en forma, sino que también tiene un efecto muy positivo en la salud de tu espalda, especialmente en la zona lumbar, que es la que más dolores y molestias provoca entre la población.

El dolor lumbar es una patología muy común que afecta a un gran porcentaje de la población. Se estima que al menos un 20% de las personas lo sufren en algún momento de su vida. La mayoría de los casos están relacionados con dolores vertebrales y se considera la primera causa de dolor crónico. Es frecuente que el dolor lumbar esté causado por la lumbalgia inespecífica, que se relaciona con alteraciones en la estática y desequilibrios musculares.

¿Por qué el Pilates es bueno para el dolor lumbar?

El Método Pilates es una actividad física que se adapta a todas las edades y niveles de condición física. No solo mejora la forma física, sino que también favorece la potencia, la flexibilidad y el control muscular. Además, es eficaz como técnica de rehabilitación y fisioterapia, por lo que es ampliamente utilizado en el tratamiento de problemas de columna.

Los 6 principios del tratamiento del dolor lumbar con Pilates

Para utilizar el Método Pilates como tratamiento de los problemas lumbares, es importante tener en cuenta los siguientes principios:

  1. Adaptar la respiración al movimiento: Al inspirar, se origina el aumento de la lordosis lumbar, por lo que algunos ejercicios se deben hacer expulsando el aire para prevenir una excesiva curvatura.

  2. Fomentar el alargamiento de la columna: Potenciar la elongación axial de la columna y de los brazos ayuda a prevenir la compresión de las articulaciones durante el movimiento.

  3. Cuidar el movimiento de las articulaciones: Es recomendable mover las articulaciones sucesivamente y en armonía, evitando movimientos en bloque.

  4. Mantener el control del abdomen, el diafragma y el suelo pélvico: La zona central del cuerpo es clave para generar el movimiento y mantener la estabilidad.

  5. Adoptar la postura correcta durante los ejercicios: Una postura adecuada es fundamental para evitar lesiones y enseñar al cuerpo la mejor postura.

  6. Aprender a disociar movimientos: Evitar utilizar más estructuras anatómicas de las necesarias para lograr movimientos más fluidos.

La importancia de la postura en Pilates

En el Pilates, es esencial mantener una postura correcta para facilitar el trabajo de los músculos y proporcionar estabilidad a la columna vertebral. Es importante mantener la pelvis estable y evitar movimientos tensos en brazos, hombros y cuello que puedan causar dolor. Los ejercicios de Pilates favorecen el aprendizaje para articular cada segmento de la columna, proporcionando flexibilidad y evitando sobrecargas en ciertas articulaciones.

El Pilates es bueno para los dolores de espalda

El Método Pilates puede ser beneficioso para una variedad de problemas de espalda, como lumbalgias, dorsalgias, hernias de disco, escoliosis, espondilitis anquilopoyética, osteoporosis y dolores por exceso de carga muscular. Sin embargo, es importante contar con un buen diagnóstico y tratamiento adecuado, así como la supervisión de profesionales cualificados.

¡No esperes más y descubre los beneficios del Pilates para tu espalda! Mejora tu calidad de vida y di adiós a los dolores de espalda con esta maravillosa técnica de ejercicios. ¡Tu espalda te lo agradecerá!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *