Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor lumbar es una de las afecciones más comunes a nivel mundial, afectando aproximadamente al 23-28% de la población global y al 19,9% de la población en España. Se estima que la mayoría de las personas experimentarán al menos un episodio de dolor lumbar en su vida, y aproximadamente un tercio de estos episodios se convertirán en una enfermedad crónica, lo que resulta en discapacidad en el 11-12% de los casos.

Este tipo de dolor no solo afecta significativamente la calidad de vida y la funcionalidad de las personas, sino que también conlleva un elevado número de consultas médicas y costes de tratamiento, así como una pérdida significativa de productividad laboral. De hecho, el dolor lumbar es la principal causa de discapacidad a nivel mundial, superando a enfermedades como la depresión, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

La compleja estructura de la parte baja de la espalda

La parte baja de la espalda, donde se produce el dolor lumbar, es una estructura compleja compuesta por tendones, músculos, nervios y raíces nerviosas, articulaciones y discos espinales. Estos elementos interconectados están expuestos a irritaciones que pueden producir dolor y que incluso pueden irradiarse a otras partes del cuerpo.

Las cinco vértebras lumbares (L1-L5), que soportan gran parte del peso del cuerpo, se encuentran en la parte baja de la espalda. Los espacios entre estas vértebras son mantenidos por los discos intervertebrales, que actúan como amortiguadores para atenuar el impacto en los huesos a medida que el cuerpo se mueve.

Las causas más frecuentes del dolor lumbar

La mayoría de los casos de dolor lumbar tienen una causa mecánica, relacionada con el desgaste normal que ocurre en la columna vertebral a medida que envejecemos. La espondilosis, la degeneración de la columna vertebral, es una de las principales causas de este tipo de dolor.

Además, los esguinces causados por el estiramiento excesivo o los ligamentos desgarrados, las tensiones en los tendones o los músculos, y la degeneración del disco intervertebral (cuando el disco pierde su capacidad de amortiguación) también son causas frecuentes de dolor lumbar.

Factores de riesgo y su impacto en el dolor lumbar

Existen múltiples factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar dolor lumbar. Entre ellos se encuentran el sexo, la edad, la obesidad, el tabaquismo, el trabajo físico de fuerza, el trabajo sedentario, factores genéticos, la insatisfacción en el trabajo y el sistema de atención sanitaria.

Además, la afectación psicológica causada por el estrés, la ansiedad y la depresión también puede influir en el paciente según su perfil de personalidad, exacerbando el dolor lumbar.

En resumen, el dolor lumbar es una afección común y debilitante que afecta a una gran parte de la población mundial. Conocer las causas y factores de riesgo asociados a este tipo de dolor es fundamental para prevenir su aparición y minimizar su impacto en la calidad de vida de las personas.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *