Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

La lumbalgia es una afección muy común que puede presentar una gran variabilidad en su abordaje. En un reciente artículo del NPS medicinewise, se brindan consejos tanto para profesionales de la salud como para los propios pacientes sobre cómo manejar este dolor de forma efectiva.

Aunque la mayoría de los casos de lumbalgia son leves y se resuelven en un plazo de 4 a 6 semanas, es importante identificar a aquellos pacientes que podrían presentar una enfermedad grave o una causa específica de dolor lumbar. Además, es fundamental evaluar la presencia de signos de alarma y la necesidad de realizar pruebas de imagen.

Medicamentos: ¿realmente eficaces?

Tanto en el dolor lumbar agudo como en el crónico, los medicamentos son ampliamente utilizados. Sin embargo, la mayoría de los pacientes sobreestiman su beneficio y suelen demandar su prescripción. A pesar de esto, cada vez hay más evidencias que demuestran que paracetamol, AINE y opioides tienen poco efecto en el dolor lumbar.

Medidas no farmacológicas: la primera opción de tratamiento

Existe un amplio consenso en que las medidas no farmacológicas son la primera opción de tratamiento para la lumbalgia. Algunas de estas medidas incluyen:

  • Informar al paciente sobre la naturaleza del dolor lumbar y tranquilizarle sobre la probabilidad de un buen pronóstico.
  • Promover el autocuidado, como la aplicación de calor para reducir el dolor agudo y subagudo.
  • Aconsejar al paciente estar activo y volver a la actividad laboral lo antes posible.

Además, el ejercicio físico está indicado tanto en la lumbalgia crónica como en la prevención de nuevos episodios después de la recuperación del dolor agudo. Las técnicas de relajación, como el tai-chi, pilates y mindfulness, también están recomendadas en casos de lumbalgia crónica.

Medidas farmacológicas: opciones y recomendaciones

Si se requiere asociar un fármaco al tratamiento, las guías recomiendan:

  • AINE orales durante periodos cortos como primera opción.
  • Relajantes musculares no benzodiacepínicos en casos de dolor agudo, pero no en lumbalgia crónica.
  • Paracetamol como segunda opción asociado a opioides débiles, aunque no se recomienda su uso generalizado.
  • Opioides débiles como tramadol y codeína en casos de dolor lumbar agudo, crónico y neuropático, pero se deben usar durante el menor tiempo posible y controlar sus efectos adversos.
  • Antidepresivos como la duloxetina en casos de lumbalgia crónica, aunque en España no está autorizada para este uso.

Controversias en el tratamiento del dolor lumbar

Existen algunas controversias en el tratamiento del dolor lumbar, como el uso de antiepilépticos y gabapentinoides. Aunque su uso está extendido, la evidencia científica no ha demostrado que el beneficio de estos fármacos supere los daños. Además, los gabapentinoides han sido asociados con muertes y desórdenes neuropsicológicos.

En resumen, el manejo del dolor lumbar requiere un enfoque integral que incluya medidas no farmacológicas como primera opción y el uso prudente de medicamentos en casos específicos. Es importante que tanto profesionales de la salud como pacientes estén informados sobre las opciones de tratamiento y sigan las recomendaciones de las principales guías médicas. ¡No dejes que el dolor lumbar te detenga, toma el control y vive sin molestias!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *