Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor lumbar crónico es una condición que afecta a una gran cantidad de personas en todo el mundo. Se caracteriza por un dolor persistente en la zona baja de la espalda, que puede estar asociado a dolor ciático o presentarse de forma aislada. A partir de los 30 años, es común que este dolor esté relacionado con la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores.

Síntomas y causas del dolor lumbar crónico

El principal síntoma del dolor lumbar crónico es un dolor persistente en la zona lumbar baja, que se desencadena al estar de pie y mejora al estar en la cama. También puede irradiarse hacia la zona inguinal, glúteo, muslo e incluso en genitales. Además, puede ocasionar dificultad para caminar.

Las causas de este síndrome pueden ser diversas, pero la más frecuente es la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores. Esto ocurre como parte del proceso normal de envejecimiento de la columna vertebral, a partir de los 40 años. Otros factores que pueden contribuir al desarrollo del dolor lumbar crónico incluyen la falta de tono muscular, el sobrepeso y las posturas forzadas en flexión lumbar.

Pronóstico y opciones de tratamiento

El pronóstico del dolor lumbar crónico depende en gran medida del estado físico del paciente. Aquellos que logren mantener un peso adecuado, tonificar la musculatura y evitar movimientos forzados de la columna tendrán un mejor pronóstico que aquellos con sobrepeso y baja musculatura.

En cuanto al tratamiento, existen diferentes opciones. En primer lugar, se recomienda la estabilización de la columna lumbar mediante el uso de fajas o corsés y la tonificación de la musculatura abdominal y espinal. También se deben tomar medidas de higiene postural, como utilizar mobiliario ergonómico y evitar flexionar la columna hacia delante.

En casos de reagudización del dolor, se pueden utilizar antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares. Además, la aplicación de corrientes, masajes, tracciones y fuentes de calor en rehabilitación puede aliviar temporalmente los síntomas. En casos más graves, se pueden realizar infiltraciones periarticulares o denervación percutánea del ramo posterior.

Finalmente, en casos extremos, la cirugía puede ser necesaria. Esta consiste en la estabilización de la columna lumbar mediante la fijación de las vértebras afectadas, utilizando injerto óseo del propio paciente y tornillos pediculares. En algunos casos, la prótesis discal también puede ser una opción.

No dejes que el dolor lumbar crónico controle tu vida

Si estás sufriendo de dolor lumbar crónico, es importante que busques ayuda médica. No permitas que esta condición limite tu calidad de vida y tu capacidad para realizar tus actividades diarias. Con el tratamiento adecuado y un buen cuidado de tu columna vertebral, podrás decir adiós al dolor lumbar crónico y recuperar tu bienestar.

Recuerda que cada caso es único, por lo que es importante consultar a un especialista en cirugía ortopédica y traumatología para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. ¡No esperes más y toma el control de tu salud!

Artículos recomendados

Deja un comentario