Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor lumbar crónico es una dolencia que afecta a una gran cantidad de personas en todo el mundo. Se caracteriza por un dolor persistente en la zona baja de la espalda, que puede estar asociado a dolor ciático o presentarse de forma aislada. Este tipo de dolor puede ser muy incapacitante y afectar negativamente la calidad de vida de quienes lo padecen.

Las causas del dolor lumbar crónico

Las causas del dolor lumbar crónico pueden ser diversas, pero una de las más comunes es la degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones posteriores. Esta degeneración suele comenzar a partir de los 30 años y se relaciona con el envejecimiento natural de la columna vertebral. Otros factores que pueden contribuir al desarrollo de este tipo de dolor son la falta de tono muscular, el sobrepeso y las posturas forzadas durante largos períodos de tiempo.

Síntomas y diagnóstico del dolor lumbar crónico

El síntoma principal del dolor lumbar crónico es el dolor persistente en la zona baja de la espalda. Este dolor puede irradiarse hacia otras áreas del cuerpo, como la zona inguinal, el glúteo y el muslo. Además, puede haber dificultad para caminar debido al dolor en la zona lumbar y la extremidad inferior.

Para diagnosticar el dolor lumbar crónico, es importante realizar una historia clínica detallada y una exploración física exhaustiva. Las radiografías simples pueden ser útiles para descartar otras patologías, pero la resonancia magnética y la TAC son las pruebas más precisas para confirmar la presencia de hernias discales u otras afecciones específicas.

Tratamiento del dolor lumbar crónico

El tratamiento del dolor lumbar crónico puede ser conservador o quirúrgico, dependiendo de la gravedad y la causa subyacente del dolor. En el tratamiento conservador, se recomienda la estabilización de la columna lumbar mediante el uso de fajas o corsés, así como la tonificación de la musculatura abdominal y espinal. También se deben adoptar medidas de higiene postural, como evitar flexionar la columna hacia delante y mantener los pesos pegados al cuerpo. Además, se pueden utilizar antiinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares para aliviar el dolor en momentos de exacerbación.

En casos más graves, se pueden realizar infiltraciones periarticulares de anestésicos locales y corticosteroides, así como la denervación percutánea del ramo posterior para aliviar el dolor a largo plazo. En última instancia, la cirugía puede ser necesaria para estabilizar la columna lumbar mediante la fijación de las vértebras afectadas. Esta fijación se realiza con injerto óseo del propio paciente y la ayuda de implantes metálicos.

El pronóstico y la importancia del autocuidado

El pronóstico del dolor lumbar crónico depende en gran medida del autocuidado y el tono físico del paciente. Aquellos que logren mantener un peso adecuado, tonificar la musculatura y evitar movimientos forzados de la columna tendrán un mejor pronóstico que aquellos con sobrepeso y tono muscular bajo. En casos extremos, la cirugía de fusión lumbar puede proporcionar resultados satisfactorios y permitir la reincorporación a las actividades cotidianas.

En conclusión, el dolor lumbar crónico es una condición que afecta a muchas personas y puede ser muy incapacitante. Sin embargo, con el tratamiento adecuado y el autocuidado, es posible aliviar el dolor y recuperar la calidad de vida. Si sufres de dolor lumbar crónico, no dudes en buscar ayuda médica y seguir las recomendaciones de los especialistas. ¡No dejes que el dolor te detenga!

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *