Teléfono

+34 934 02 70

Correo electrónico

[email protected]

Horario comercial

Lun - Vie: 7AM - 8PM

El dolor de espalda es una de las molestias más comunes que afecta a millones de personas en todo el mundo. Si alguna vez has experimentado este tipo de dolor, sabes lo incapacitante que puede ser y cómo puede afectar tu calidad de vida. Pero, ¿sabías que la distensión muscular y de los ligamentos es la principal causa de este dolor?

El dolor de espalda es una de las principales razones por las que las personas acuden al médico. Se estima que ocho de cada 10 personas sufrirán de algún tipo de dolor de espalda a lo largo de su vida. Es por eso que es importante conocer las diferentes causas y factores de riesgo que pueden desencadenar esta molestia.

Factores de riesgo y causas del dolor de espalda

Existen varios factores de riesgo que pueden contribuir a la aparición del dolor de espalda. Algunos de ellos incluyen:

  1. Artritis: Un proceso inflamatorio de las articulaciones que puede causar dolor y limitaciones en el movimiento.
  2. Tabaquismo: Fumar en exceso puede afectar la circulación sanguínea y provocar inflamación en los discos de la espalda.
  3. Sobrepeso: El exceso de peso puede debilitar los músculos de la espalda y causar inflamación en los discos.
  4. Osteoporosis: La descalcificación de las vértebras puede hacer que se vuelvan frágiles y propensas a fracturarse.
  5. Edad: A partir de los 30 años, las personas pueden experimentar debilidad muscular que puede resultar en dolor de espalda.
  6. Falta de ejercicio: La falta de actividad física puede debilitar los músculos de la espalda y contribuir a la aparición de dolor.
  7. Trastornos psicológicos: La ansiedad y la depresión pueden afectar la actividad física y contribuir al dolor de espalda.

Síntomas comunes y cuándo buscar ayuda médica

El dolor de espalda puede manifestarse de diferentes formas, pero la contractura muscular es uno de los síntomas más comunes. Este tipo de dolor puede ser punzante y, en ocasiones, puede sentirse como un ardor. Además, el dolor puede extenderse a las piernas y estar acompañado de adormecimiento o entumecimiento.

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda mejora con medidas generales como el reposo y el tratamiento en casa. Sin embargo, si el dolor persiste durante más de dos semanas, es importante buscar ayuda médica para recibir un diagnóstico adecuado.

Además, si el dolor de espalda se acompaña de síntomas como adormecimiento, debilidad, trastornos urinarios o digestivos, o pérdida de peso inexplicada, es recomendable acudir al médico para identificar la causa subyacente.

Prevención y cuidado de la espalda

Para prevenir el dolor de espalda, es importante adoptar hábitos saludables y mantener una buena postura. Algunas recomendaciones incluyen:

  • Mantener una buena postura al estar sentado y al levantar objetos pesados.
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento de los músculos de la espalda y abdomen.
  • Evitar el sedentarismo y realizar actividad física regularmente.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar el tabaquismo y reducir el consumo de alcohol.

Recuerda que cuidar de tu espalda es fundamental para mantener una buena calidad de vida. Si experimentas dolor de espalda persistente o tienes preocupaciones, no dudes en buscar la ayuda de un profesional médico.

En la Clínica de Columna del Centro Médico ABC, contamos con especialistas en cirugía de columna que pueden brindarte la atención especializada que necesitas. ¡No esperes más y contáctanos para obtener el alivio que mereces!

Fuente: Dr. Víctor Sandoval Sánchez – Ortopedista especialista en cirugía de columna del Centro Médico ABC 1

Artículos recomendados

Deja un comentario